Global

África, la nueva tierra prometida para los asiáticos pobres

Imagen: Reuters

Más allá del desembarco de las grandes empresas públicas y privadas chinas, el despliegue en África incluye también un auténtico éxodo de individuos chinos que abandonan sus lugares de origen en la China pobre en busca de oportunidades en el continente negro.

Aunque la cifra oficial que refleja la diáspora china ronda sólo el millón de personas, pocos dudan de que la estimación, en verdad, suma decenas de millones más. De ellos, muchos han prosperado admirablemente.

Por ejemplo, en Egipto, un ejército de miles de chinos ha asaltado uno de sus sectores emblemáticos: el textil. No muy lejos del famoso Bazaar Jalil -en el centro de la capital- es fácil detectar al atardecer y, hasta pasada la medianoche, a muchos shanta sini, los llamados chinos-bolsa que venden de forma ambulante prendas de ropa que cargan en fardos sobre sus espaldas.

Visión de futuro y buenos acuerdos

Llegan en oleadas desde China para realizar un trabajo titánico que los egipcios no están dispuestos a hacer: vender a domicilio y puerta a puerta todo tipo de ropa.

Fueron los chinos quienes detectaron que a muchas mujeres egipcias, entre las que abunda el sobrepeso, no les gusta probarse ropa en los comercios tradicionales. Familias como la de Yu, una joven de Shenyang que llegó a El Cairo hace dos años, se pusieron manos a la obra: de entrada, importan las telas desde China a través de la vecina Libia para, así, pagar menos aranceles, ya que cuenta con un convenio comercial muy ventajoso con China y otro preferencial con Egipto. De la manufactura se encargan los egipcios, a los que pagan sólo 75 euros al mes.

Venta a domicilio

De la distribución y venta a domicilio se encargan los chinos, alimentada por la diáspora desde la China pobre. "Hay al menos 15.000 chinos vendiendo ropa puerta a puerta en Egipto, donde no hay un solo pueblo en todo el país sin vendedores shanta sini", explica Yu, cuya familia ha amasado en 15 años más de cuatro millones de euros con este negocio.

No son los únicos. Muchos chinos que aterrizan en el país africano con lo puesto logran ahorrar y prosperar a lo largo de los años hasta acabar con un pequeño negocio de producción textil. Como en otros lugares del mundo, están ya desbancando a la industria local.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

IBERTIENDA
A Favor
En Contra

Que no les pase naa, pobres africanos cong esta nueva chinanizacióng !!!

Puntuación -3
#1