Global

Sudáfrica quiere reprimir la prostitución durante el Mundial de fútbol

Jabulisile, una prostituta sudafricana, está segura que "el Mundial será bueno para los negocios" y espera que la llegada masiva de turistas al país en 2010 para asistir a la competición revitalice una actividad venida a menos, según dice, por el acoso policial.

Para alimentar a sus dos hijos, esta mujer de 48 años, pequeña pero llena de energía, vende sus servicios en el barrio de mala reputación de Hillbrow, en el centro de Johannesburgo.

Cada día se arriesga, igual que sus clientes, a que la detenga la policía ya que la prostitución está totalmente prohibida en el país.

Sin embargo Jabulisile espera que las autoridades le dejarán trabajar en paz durante el Mundial, del 11 de junio al 11 de julio de 2010, para poder acumular un poco de dinero que le permita dejar la profesión.

"No voy a prostituirme hasta los 65 años...", dice.

Pero no lo tendrá fácil para trabajar. A pesar de los llamamientos para despenalizar la prostitución, Sudáfrica podría lanzar "operaciones de limpieza" en varias ciudades del país.

En septiembre, Ciudad del Cabo ya puso en marcha una "brigada antivicio" para para "limpiar" la ciudad de prostíbulos y prostitutas, una medida aclamada por las asociaciones religiosas y de defensa de la familia

"Una interpretación moral o religiosa de este problema no es buena ni para la salud pública ni para los derechos humanos", asegura Marlise Richter, una investigadora que trabaja con asociaciones de prostitutas.

"Cuando la prostitución es invisible es más difícil para las mujeres negociar el uso de preservativos, y esto tiene un gran influencia sobre el sida", añade.

Sudáfrica tiene el mayor número de seropositivos del mundo (5,7 millones de personas de una población total de 48) y el porcentaje de prevalencia del VIH es de más de 45% entre las prostitutas, según el único estudio publicado sobre el tema en 1998.

Además, considerar la prostitución como un crimen hace todavía más vulnerables a las prostitutas ante los abusos de los clientes, de los proxenetas y de la policía, explica la investigadora.

"Los policías siempre nos están pidiendo dinero y si no tenemos quieren que nos acostemos con ellos. Lo hacemos porque tenemos miedo que encierren en prisión", confirma Jabulisile.

En 1997 el gobierno revisó la ley de "crímenes sexuales" heredada del régimen racista y puritano del Apartheid y el parlamento abolió el delito de homosexualidad, reforzando las penas por violación y pedofilia.

A principios del año que viene la asamblea también debatirá sobre el tráfico de seres humanos.

Pero el capítulo sobre la prostitución sigue igual que estaba.

La Comisión de Reforma de las Leyes, que tiene que entregar un informe en 2011 sobre este tema, no quiso incluir la prostitución en las primeras reformas legislativas.

"Su carácter polémico podría haber hundido todo el proceso" según Dellene Clark, una de las responsables de la Comisión.

A falta de una nueva ley antes del Mundial, las prostitutas piden una moratoria durante la competición, pero el gobierno todavía no se ha pronunciado.

"De momento no hay ninguna posición oficial ", según el ministerio de la mujer, que asegura que existe un "diálogo en curso" sobre el tema.

Según Chandre Gould, del Instituto de Estudios de Seguridad (ISS), el gobierno no irá más allá. "Es un tema demasiado controvertido como para que el partido en el poder pueda debatirlo antes del Mundial", explica.

Al contrario, "Sudáfrica está haciendo tantos esfuerzos para parecer un país bonito de cara a los turistas que podría caer en la tentación de llevar a cabo grandes operaciones de limpieza", teme la investigadora Richter.

chp/ale/ip/jfm/pc/psr

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin