Global

La Casa Blanca denuncia errores "evitables" en el vertido del golfo de México

Imagen:archivo

La comisión nombrada por la Casa Blanca para estudiar el vertido de petróleo iniciado el pasado mes de abril y que contaminó durante meses el golfo de México ha señalado varios "errores humanos y técnicos evitables" como causa del suceso, el peor desastre medioambiental de la historia de Estados Unidos.

El informe, del que el mes pasado se conoció una parte, señala que el accidente de la plataforma de Deepwater Horizon, gestionada por BP, fue el "inevitable resultado de años de complacencia de la industria y del Gobierno y de una falta de atención por la seguridad".

En este sentido, dirige las acusaciones contra BP, Transocean y Halliburton, así como a la agencia gubernamental responsable de regular las perforaciones, el anterior Servicio para la Gestión de Minerales, informan los medios locales.

Reformas necesarias

El copresidente del comité de siete miembros William Reilly señaló que, tras la "exhaustiva investigación", han determinado que el Gobierno no hizo respetar "aspectos clave" de las prospecciones en alta mar. Señaló en este punto cuestiones de regulación, estándares de seguridad o medidas de "respuesta" ante posibles vertidos.

La comisión recomienda "reformas sistemáticas", tanto por parte del Ejecutivo como por parte de la industria energética, para impedir un desastre "similar" en el futuro. A las empresas privadas les propone la creación de una entidad de autorregulación.

Los investigadores determinan que las compañías encargadas de explotar el yacimiento de Macondo no establecieron un sistema para garantizar la seguridad de la extracción. En el incidente murieron once trabajadores de la plataforma Deepwater Horizon.

La comisión no es competente para castigar penalmente a los culpables ni para establecer nuevas políticas. No obstante, sus conclusiones podrían ser útiles en los procesos judiciales.

Los errores cometidos

El informe adelantado en diciembre enumera los principales errores de BP, Halliburton --que supervisó la cementación de la plataforma-- y Transocean, propietaria y operadora de la Deepwater Horizon.

A BP le recrimina que no utilizara ningún instrumento para evaluar el estado del cemento. El "error fundamental" de la británica habría sido su confianza en que el cemento sería una barrera eficaz frente al avance del crudo y del gas.

Asimismo, el desplazamiento de barro en el tubo de perforación antes de poner un tapón de cemento u otra barrera "incrementó sustancial e innecesariamente el riesgo de un vertido", prosiguen los investigadores.

Sobre Halliburton, algunos documentos de la empresa sugieren que los técnicos no esperaron a conocer el estado del material antes de comenzar la cimentación. Por su parte, Transocean no instruyó a su personal sobre las lecciones aprendidas en un accidente similar que había ocurrido cuatro meses atrás en el mar del Norte.

El texto también arremete contra el Gobierno, pues considera que le faltó la autoridad, los recursos y la experiencia necesaria para prevenir las carencias de las empresas en materia de seguridad.

comentariosicon-menuWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments