Global

España valora llamar a consultas a su embajador en Irán si Teherán no se disculpa

La ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez. Foto: Archivo.

El Gobierno español no descarta llamar a consultas a su embajador en Irán si el Ejecutivo iraní no se "disculpa" en un plazo razonable de dos días por la detención ayer en Teherán del diplomático Ignacio Javier Pérez Cambra, consejero de Asuntos Consulares de la Embajada de España en Teherán, ha manifestado la ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de comparecer en el Congreso ante la Comisión para la UE que componen diputados y senadores, Jiménez ha reconocido que la llamada a consultas es una posibilidad que su departamento "valora" en caso de que el Ejecutivo iraní no dé una "respuesta satisfactoria", una "disculpa", por la detención durante cuatro horas del diplomático.

El Gobierno de Zapatero sólo utilizó la llamada a consultas en Honduras

La llamada a consultas es una herramienta de protesta diplomática y equivale a una retirada temporal del embajador del país que protesta. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sólo la ha utilizado en una ocasión, tras el golpe de Estado en Honduras.La ministra ha subrayado que la detención de un diplomático está "prohibida" por la Convención de Viena por lo que el Gobierno espera que el Ejecutivo iraní se disculpe y dé explicaciones por este "hecho muy grave e inaceptable".

Hasta la fecha, ha añadido la ministra, Irán "no ha dado argumentos" para intentar justificar esa detención, como tampoco se los dieron a Pérez Cambra los efectivos de la Policía secreta que le detuvieron, a pesar de que el diplomático siempre se acreditó como tal. Jiménez ha señalado que el diplomático se encuentra "bien" y que "en ningún momento" durante su retención sufrió "maltrato".

El embajador iraní desconocía los hechos

La ministra ha recordado que nada más tener conocimiento de la detención del diplomático, su departamento convocó al embajador de Irán en Madrid, Morteza Saffari Natanzi, quien "desconocía" los hechos.

El director general de Oriente Medio, Juan González Barba, le trasladó la protesta por los hechos y le pidió que se pusiera en contacto con el Ministerio iraní de Exteriores para que liberaran de forma inmediata a Pérez Cambra.

Además, el Gobierno español ha remitido al Ministerio iraní de Exteriores una nota verbal de protesta (documento escrito que supone la forma de comunicación oficial más habitual en diplomacia) y ha "congelado" el intercambio de visitas de alto nivel entre ambos países, como la próxima que iba a realizar un responsable del Ministerio de Exteriores iraní, ha explicado.

España también ha informado al resto de países miembros de la UE sobre el incidente y espera también una "respuesta" por su parte, ha agregado.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin