Global

Uganda se enfrenta a unas de las elecciones más reñidas de los últimos años

El líder de la oposición Kizza Besigye

Uganda se enfrentará mañana a sus segundas elecciones generales multipartitas desde 2005 y las cuartas desde el fin de la dictadura militar en 1996 tras varios años de un crecimiento económico estable, con un siete por ciento de media, según las cifras oficiales.

Además, se prevé que el reciente descubrimiento de yacimientos de petróleo en el oeste de Uganda lleve a que el país deje de necesitar próximamente de la aportación de otros países o entidades internacionales, puesto que se estima que a partir de 2015 se producirán al menos 600.000 barriles al día.

Sin embargo, los avances de Uganda de los últimos años se han visto minados por los elevados niveles de corrupción: según el Banco Mundial, unos 300 millones de dólares desaparecen del país por este motivo.

Bajas infraestructuras

En la actualidad, la mayoría de ugandeses viven en zonas rurales y no tienen acceso a agua potable ni a infraestructuras básicas como carreteras y a pesar de la introducción de la educación primaria gratuita en 1997 y de la secundaria en 2007, en algunas áreas remotas del país la tasa de alfabetización es mínima.

Por otra parte, los persistentes conflictos en el norte del país, donde se han producido continuos enfrentamientos durante dos décadas, ha llevado a que más de 1,6 millones de personas vivan en campos de desplazados.

Los resultados de las elecciones de 2006 y los de 2001 han reflejado una clara división del norte y el este, que se oponen al Gobierno, mientras que el oeste y centro muestran un fuerte apoyo.

Elecciones reñidas

Según los expertos, el actual presidente de Uganda, Yoweri Museveni, ha perdido sensiblemente el voto en la capital y se enfrenta en los comicios de este año un serio opositor, Kizza Besigye, un oficial retirado y compañero de armas del jefe de Estado durante las guerra de 1981 a 1986 y que llegó ser su médico personal.

Besigye es conocido en Uganda por haber puesto en evidencia la apariencia intocable de Museveni al romper con él públicamente en un crítico ensayo contra su mentor y su sistema, en el que le acusa de haber acabado con la revolución que le llevó al poder.

Casi 14 millones de ciudadanos de Uganda, cerca de la mitad de la población del país, podrán ejercer su derecho al voto mañana, según el Registro Nacional de Votantes.

Partidos de la oposición, sin embargo, ponen en duda esta cifra y argumentan que es imposible que tantos ugandeses se hayan podido registrar, ya que el país es el tercero del mundo en cuanto a población más joven se refiere.

Según datos oficiales, más del 50% de los ugandeses tienen menos de 15 años, mientras que más del 65% son menores de 30.

Antigua colonia británica

El experto Paul Collier, profesor de Economía y director del centro de estudios económicos africanos en la Universidad de Oxford, ha subrayado que Uganda es uno de los 50 países del mundo en los que habitan los 1.000 millones de habitantes más pobres del planeta.

Uganda, una antigua colonia británica, se formó con la fusión de varios estados independientes que previamente estaban dirigidos por monarquías absolutas, que durante la presencia de los conquistadores seguían teniendo poder en el país.

Tras la independencia de Uganda, el primer ministro Apolo Milton Obote, que más tarde se proclamó presidente, abolió los poderes de las monarquías, lo que llevó a varios enfrentamientos políticos y conflictos que han marcado el país.

Más tarde, Obote fue derrocado por el golpe de estado de Idi Amin en 1972, quien dirigió una despiadada dictadura militar durante siete años que llevó al empeoramiento de la situación social y económica de Uganda hasta que fue expulsado del poder en 1979 gracias a la ayuda del ejército de Tanzania.

Uganda, que no tiene salida al mar, limita al este con Kenia, al norte con Sudán, el oeste con la República Democrática del Congo y al sur con Tanzania.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin