Global

Rouseff anuncia una "lucha sin cuartel" contra el tráfico y consumo de crack

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció hoy el inicio de una "lucha sin cuartel" contra el tráfico y consumo de crack, una droga que según cálculos no oficiales es usada por unas 500.000 personas en el país.

"El tamaño de esta lucha requiere de personas muy capacitadas para enfrentar el problema", dijo Rousseff en un acto celebrado en el Palacio presidencial de Planalto, en el que presentó los planes del Gobierno para ponerle freno a una droga que "por ser barata, tiene una capacidad de propagación muy extensa", apuntó.

La jefa de Estado indicó que el combate al crack se dará en los frentes de la prevención, el tratamiento especializado, la educación y la represión al tráfico, mediante un control más severo de las fronteras y una "lucha sin cuartel" contra los distribuidores.

Admitió que el aumento del consumo de esa droga en Brasil ha creado "un cuadro extremadamente preocupante en lo que se refiere a la criminalidad, la violencia y la juventud", que ve "degradadas su personalidad y sus relaciones con la sociedad".

Rousseff agregó que el "gran desafío" del crack es que "no existe, en el plano mundial, ningún acervo de conocimientos y metodologías para su tratamiento".

En el marco del combate al crack, también anunció la creación de 46 centros de formación de profesionales de la salud y del área social, que serán especializados en el tratamiento de personas dependientes de esa y otras drogas.

Aunque no existen datos oficiales actualizados sobre el consumo de crack en Brasil, organizaciones no gubernamentales calculan que el número de usuarios se sitúa en torno al medio millón.

Una de las situaciones más críticas se presenta en el estado de Río Grande do Sul, que limita con Argentina y Uruguay y donde las autoridades sanitarias afirman que hay al menos unas 50.000 personas dependientes de esa droga.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin