Global

Gobierno y policías amotinados intentan reabrir diálogo en Bolivia

El gobierno y un sindicato de policías de bajo rango, amotinados desde el jueves, intentarán en las próximas horas reabrir una mesa de diálogo para discutir las demandas salarialistas y sectoriales, informó este sábado el líder de la revuelta, el sargento Edgar Ramos.

"Estamos yendo al Ministerio de Gobierno para encontrar una solución, pero hasta ahora el gobierno se maneja con mentiras", afirmó el suboficial Ramos, en una improvisada conferencia de prensa, tras el fracaso de un primer acercamiento la madrugada de este sábado.

Los uniformados, que tomaron más de una veintena de cuarteles y comandancias departamentales en todo el país, reclaman elevar el salario mínimo a 2.000 bolivianos (287 dólares), la jubilación con el 100% de sus salarios, anular una ley que les prohíbe expresar opiniones públicas y la creación de un 'defensor del policía'.

El ministro del Interior, Carlos Romero, principal negociador, dijo el viernes que se aceptaba la nivelación de los salarios a 2.000 bolivianos, pero que era prioritario un diálogo y un acuerdo.

Sin embargo, en las negociaciones desde el viernes en la noche hasta la madrugada de este sábado, la oferta económica sólo se tradujo en una fórmula financiera que significaba 200 bolivianos (28 dólares) por persona.

"No estamos exigiendo migajas, estamos exigiendo soluciones, soluciones profundas", afirmó el suboficial Ramos, al señalar que se dirigirá en las próximas horas a reunirse con Romero para intentar discutir cómo se mejora la propuesta.

El motín policial dejó a varias ciudades del país desprotegidas y sin vigilancia, mientras la banca privada instruyó el cierre de sus oficinas en lugares donde los agentes se han sumado al motín.

Los incidentes comenzaron el jueves con la huelga hambre de unas 50 esposas de policías y un motín que se extendió a todo el país.

El viernes fueron saqueadas dos oficinas policiales, a una cuadra del presidencial Palacio Quemado (bajo seguridad militar) y dos comandancias en el interior.

gbh-jac/yow

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin