Buscar

Laurent Blanc, dos años de reconstrucción y un adiós brusco

AFP
30/06/2012 - 20:26

Laurent Blanc ha devuelto en sus dos años como seleccionador de Francia un poco del crédito y el prestigio perdidos, pero su decisión de no renovar y, por lo tanto, de finalizar este sábado su etapa al frente del equipo, dejan una sensación de gran decepción.

Antes del nombramiento de Blanc en julio de 2010, su exentrenador Alex Ferguson, que lo dirigió cuando era jugador del Manchester United, ya le había avisado de los riesgos de ser seleccionador y le aconsejó que prosiguiera su aprendizaje en un gran club, antes de optar por un equipo nacional.

Dos años después, el consejo del escocés resuena como una profecía, para un Blanc que se encontró con más problemas de los previstos y que el pasado sábado dijo adiós a la Eurocopa en los cuartos de final, al perder 2-0 ante los campeones mundiales y europeos, los españoles.

Una derrota nada vergonzosa y totalmente digna, que hacía pensar en que Blanc sería el encargado de pilotar la nave rumbo al Mundial de Brasil-2014, después de que Francia superara la fase de grupos tras dos grandes torneos (Eurocopa-2008 y Mundial-2010) quedando humillada por no conseguirlo.

Sus resultados antes de la eliminación en la Eurocopa habían sido buenos, clasificando al equipo para ese torneo y encadenando una racha de 23 encuentros sin perder, incluyendo victorias de prestigio en amistosos ante Inglaterra, Brasil y Alemania.

Sólo se le pudo reprochar falta de liderazgo para dirigir un vestuario complicado, que si bien no alcanzó las cotas de caos y rebelión del Mundial de hace dos años, sí que registró casos de indisciplina, como la fuerte discusión desatada tras la derrota con Suecia (2-0) en la fase de grupos o los insultos de Samir Nasri a periodistas franceses.

Otro de sus errores capitales según los analistas del país fue conceder la capitanía al arquero Hugo Lloris, un hombre discreto y con poco carisma, que no supo imponer su autoridad.

Antes de la Eurocopa, Blanc expuso su deseo de estirar su mandato al frente de los Bleus para llevarlos al Mundial de Brasil. Pero chocó con el punto de vista del presidente de la FFF, quien se mostró firme y le puso un reto como condición para esa renovación de contrato.

Noël Le Graët dijo que prolongaría a Blanc si Francia alcanzaba al menos los cuartos de final, para borrar los fracasos de la Eurocopa-2008 y el Mundial-2010, en los que Raymond Domenech era el director técnico. Pero finalmente el que no quiso seguir fue Blanc.

El extécnico del Burdeos siempre se mantuvo atento a los cantos de sirena de los ricos clubes de Europa, como el Inter de Milán o los rumores que lo acercaban al Tottenham. Incluso sonó como posible nuevo técnico del Barcelona, antes de que se eligiera como sustituto de Josep Guardiola a su segundo, Tito Vilanova.

Ahora podrá escuchar ofertas o esperar y tomarse un tiempo para la reflexión, ya sin la presión de unos Bleus que suponen a menudo una pesada carga para cualquier entrenador.

kn/dr


Contenido patrocinado

Otras noticias