Global

Secretario de la OEA finalizó consultas sobre situación política de Paraguay

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, finalizó este martes una rueda de consultas de dos días sobre la situación política de Paraguay, derivada de la crisis por la destitución del ex presidente Fernando Lugo el 22 de junio, antes de elevar un informe al consejo permanente el próximo lunes, según anunció en rueda de prensa.

Insulza se reunió por espacio de una hora con el presidente Federico Franco y una hora y media con el presidente destituido Fernando Lugo el lunes, reuniones de los que coligió que el diálogo entre las dos partes está interrumpido.

"No me puedo imaginar siquiera a las dos partes sentandose a dialogar en este momento", expresó el jefe de la OEA a medios locales, al remarcar que las posiciones "están polarizadas".

"La situación no es grave pero delicada por lo menos", subrayó en una rueda de prensa el lunes. "Tengo claro lo que ocurrió, sobre todo las consecuencias", dijo en otro momento, pero advirtió que "la evaluación no me corresponde solo a mí".

En sus esporádicos encuentros con la prensa que lo siguió a todas sus reuniones se mostró cauteloso. "No puedo hacer pronunciamientos. Son consultas informativas", clarificó.

El canciller paraguayo José Félix Fernández Estigarribia dijo haber explicado a Insulza que la destitución de Lugo se hizo "en el marco de la constitución y respetando el derecho a la legítima defensa".

El ministro remarcó que en Paraguay "la democracia funciona, las instituciones están plenamente vigentes, las tropas están en sus cuarteles, la policía garantiza el orden, hay absoluta libertad de prensa. No hay restricciones de ningún tipo y no hay presos políticos".

En su encuentro con Lugo y sus abogados, el secretario general lo saludó con un "buen día presidente".

"Yo llamo presidente a quien ocupa o ha ocupado el cargo, así que no significa ningún pronunciamiento de mi parte", aclaró el emisario.

Adolfo Ferreiro, portavoz del ex gobernante, dijo que los defensores dieron detalles a Insulza acerca de la supuesta ilegalidad del defenestramiento. "Acercamos a la delegación de la OEA precisiones sobre el proceso de juicio político que destituyó al presidente Lugo que consideramos ilegal".

"Acá no hubo juicio político sino una convalidación de una decisión de separar al presidente de la República por una apreciación política, lo que está prohibido en nuestro sistema constitucional", explicó.

El abogado señaló que como última gestión a nivel local, la defensa presentará ante la Corte una nueva acción de inconstitucionalidad (la primera le fue rechazada) antes de recurrir a instancias internacionales.

El jefe de la OEA se entrevistó además con los presidentes de todos los partidos representados en el Congreso, incluido Ricardo Canese, titular del Frente Grande, el movimiento que sustenta al ex presidente.

Canese señaló a Insulza que "Lugo debe volver a la presidencia" tras calificar de "golpe de Estado parlamentario" la destitución.

Este martes, el diplomático chileno se encontró con obispos de la Iglesia Católica y con representantes de gremios de la producción y dirigentes sociales.

La noche del lunes recibió a seis periodistas de prensa escrita, radio y televisión en una reunión privada y hoy hizo lo mismo con directores de medios.

Debe regresar a Washington por la tarde.

hro/rn

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin