Buscar

Primer ministro francés rinde homenaje en Argentina a víctimas de la dictadura

AFP
25/01/2013 - 19:54

El primer ministro de Francia, Jean-Marc Ayrault, rindió un emocionado homenaje este viernes a las víctimas de la dictadura argentina (1976-83), al visitar el emblemático centro de torturas que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

"Es aquí donde se torturaba", escuchó Ayrault la descripción de una página oscura de la historia argentina, al recorrer la gran sala del subsuelo de la ESMA en Buenos Aires, centro de torturas y muerte de la marina de guerra durante la dictadura transformado en un Museo de la Memoria.

El primer ministro y su esposa, Brigitte, de visita en Argentina por algunas horas, escucharon los detalles brindados por el guía del lugar.

Modificado por la dictadura en 1979 para esconder la verdad, este inmenso espacio blanco hiela al visitante: era a la vez una sala de torturas, una sala de trabajos forzados y un centro de maternidad clandestina.

Allí dieron a luz decenas de mujeres, prisioneras del régimen, cuyos hijos les fueron arrancados para ser entregados ilegalmente y apropiados por represores o parejas cercanos al régimen.

Unas 5.000 personas fueron torturadas en la ESMA. Decenas de ellas fueron drogadas y arrojadas sin ropa desde aviones al Río de la Plata o al mar, en los llamados "vuelos de la muerte".

Al manifestarse "emocionado por la visita a este lugar", Ayrault rindió "homenaje a todos los que murieron o fueron torturados aquí con una violencia particularmente inusitada que recuerda (...) el horror de los campos de concentración".

Saludó además que Argentina haya "puesto luz sobre su pasado", al negarse a "ocultar esta historia".

La dictadura argentina dejó unos 30.000 desaparecidos, entre ellos 18 franceses.

Decenas de juicios se llevaron a cabo en Argentina desde la anulación de las leyes de amnistía en 2003, con unos 300 condenados, mientras que en la actualidad hay una quincena de procesos en marcha.

A fines de 2012 la justicia argentina inició el juicio por los llamados "Vuelos de la muerte".

"Uno no se olvida, 30 años más tarde", también declaró Ayrault al llegar a la Embajada de Francia, donde depositó una rosa blanca frente a las fotos de los 18 desaparecidos.

Citó el caso de las dos monjas francesas, Alice Domon y Léonie Duquet, desaparecidas en diciembre de 1977 y torturadas en la ESMA.

Víctima de los "vuelos de la muerte", el cuerpo de Duquet pudo ser identificado en 2005 mientras que Domon sigue desaparecida.

El primer ministro se reunió también con familiares de desaparecidos, entre ellos integrantes de la organización humanitaria Madres de Plaza de Mayo

"Es la primera vez que un jefe de gobierno francés visita la ESMA, un símbolo, esto refuerza nuestra actividad, la de las familias y de las asociaciones de derechos humanos para mantener la memoria y reclamar justicia", declaró a la AFP Eric Domergue, cuyo hermano Yves, secuestrado a los 22 años, es una de las víctimas francesas de la dictadura.

"Esta visita es muy importante para nosotros porque es fundamental que Argentina pueda mostrar que tiene un camino recorrido", señaló Daniel Tarnopolsky, quien perdió a su hermano, su hermana y sus padres en la dictadura.

Tarnopolski es miembro del directorio del Espacio Memoria y Derechos Humanos, uno de los organismos humanitarios que funcionan en el predio recuperado donde funcionaba la ESMA, al norte de la capital argentina.

Aseguró que antes que él, ningún presidente o primer ministro francés había visitado la ESMA.

Tras una corta visita a una villa miseria (asentamiento de viviendas precarias) de Buenos Aires, Ayrault fue recibido por la presidenta Cristina Kirchner en la Casa Rosada en una breve audiencia, antes de partir hacia Chile.

En Santiago, rendirá un homenaje al expresidente socialista Salvador Allende, muerto durante el golpe de Estado del dictador Augusto Pinochet en 1973.

Tiene previsto visitar su tumba en presencia de Isabel, la hija menor de Allende.

El sábado Ayrault representará a Francia, a pedido del presidente François Hollande, durante la cumbre entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

kp/ls/ol/ll