Buscar

El partido oficialista ruso cobrará importancia con Putin como líder

AFP
14/04/2008 - 17:09

Rusia Unida, el partido en el poder, convocó este lunes su gran congreso anual con la apuesta de nombrar a Vladimir Putin nuevo líder de esta formación mayoritaria en el Parlamento y mantenerlo así como "número uno" del país después de que deje el Kremlin dentro de tres semanas.

"Actualmente hablamos de las funciones concretas que estamos dispuestos a proponer a Vladimir Putin. Se trata de la de presidente del partido", declaró Boris Bryzlov, quien de esta forma cedería su actual cargo a Putin.

El 'IX Congreso' de Rusia Unida -partido acusado de ser el heredero del Partido Comunista soviético- se inauguró este lunes por la tarde, a dos pasos del Kremlin, en presencia de cientos de delegados procedentes de todo el país y con el eslogan de fondo "Juntos, ganaremos".

Oficialmente dedicado a "la participación del partido en la elaboración de la estrategia socio-económica de desarrollo de Rusia hasta 2020", el congreso contará en su segundo día del martes con la intervención de Putin. Esa será la ocasión en que deberá anunciar si acepta hacerse cargo de la dirección del partido, cuando le quedan tres semanas para pasar el relevo en el Kremlin a Dmitri Medvedev y, por su parte, ser nombrado primer ministro.

Para preparar el nombramiento de Putin, los delegados votaron este lunes una enmienda a los estatutos de Rusia Unida para que permitan elegir al frente del partido a una persona que no sea miembro de él. Otra enmienda también votada tuvo como finalidad separar los cargos de líder del partido y de presidente del consejo supremo del partido, dos funciones hasta ahora reunidas en la persona de Boris Gryzlov. Ambas enmiendas permitirán "proponer mañana (martes) a Vladimir Vladimirovitch Putin convertirse en jefe de nuestro partido", explicó Gryzlov. Según ambas enmiendas, el jefe del partido será elegido para un mandato de cuatro años.

Esta nueva "arquitectura" creará, según los analistas, un presidente del país debilitado por un primer ministro fuerte cuya autoridad estará incluso más reforzada aún por su posición de líder del partido que tiene la mayoría absoluta en el Parlamento.

Ese nuevo sistema en el que Rusia Unida tendrá un papel central ya ha suscitado comparaciones con el Partido Comunista de la época de la desaparecida URSS, cuyo secretario general era 'de facto' el número uno del país. "Putin dejará su cargo de presidente pero seguirá siendo el líder moral del país y del partido", mantuvo este lunes en las páginas del diario Izvestia, sin ocultar su entusiasmo, el politólogo próximo al Kremlin Gleb Pavlovski.

Convertirlo en "líder nacional" fue precisamente el objetivo de la campaña mediática organizada antes de las legislativas de diciembre de 2007 en las que Putin fue cabeza de lista de Rusia Unida sin ser miembro del partido. La televisión transmitió manifestaciones por todo el país pidiendo a Putin que siguiera siendo "el líder nacional" tras dejar el Kremlin.

Desde hace días, la prensa rusa se pregunta sobre si Putin tiene guardado algún as en la manga con el que dar la sorpresa el martes. "¿Será 'presidente' del partido en lugar de Gryzlov o seguirá fuera de su dirigencia para conservar intacta su imagen de 'líder moral'?", se preguntó Pavlovski. Según el analista, "hay una voluntad unánime en Rusia Unida de verle a la cabeza del partido para que el tándem Putin-Medvedev tenga una base política".

Asimismo, excluye cualquier veleidad de protesta en el partido, pues Rusia Unida está considerado como una formación de funcionarios que votan sin rechistar los textos que le presenta el ejecutivo.

Contenido patrocinado

Otras noticias