Buscar

Guinea Ec.- AI denuncia la represión contra opositores y la muerte de Saturnino Nkogo a pocas fechas de las elecciones

17/04/2008 - 13:54

La organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) expresó hoy su preocupación por el deterioro de la situación de los Derechos Humanos en Guinea Ecuatorial a pocas fechas de las elecciones parlamentarias y municipales del próximo 4 de mayo, en particular las detenciones y torturas contra opositores políticos y la muerte bajo custodia policial de Saturnino Nkogo Mbomio, miembro del proscrito Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial (PPGE).

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

En un comunicado, la organización advierte de que en las últimas semanas han sido detenidos varios opositores políticos, "algunos de los cuales siguen bajo custodia sin que en su contra se hayan formulado cargos y sin haber sido sometidos a juicio". "Según informes, algunos han recibido palizas en detención para obligarlos a hacer confesiones", prosiguió.

"A la organización le preocupa enormemente la muerte bajo custodia policial, la noche del 12 al 13 de marzo de 2008, de Saturnino Nkogo Mbomio" y lamentó que hasta la fecha no se haya abierto "ninguna investigación sobre su fallecimiento ni se ha realizado ninguna autopsia para determinar su causa". Por ello, Amnistía Internacional pide "una investigación inmediata, exhaustiva, independiente e imparcial sobre la muerte de Saturnino Nkogo, con arreglo a las normas internacionales de Derechos Humanos", se lee en el comunicado.

Saturnino Nkogo Mbomio fue detenido el 12 de marzo en relación con un supuesto envío de armas a Giunea desde España para, según el régimen de Malabo, perpetrar un golpe de Estado apoyado por el dirigente opositor exiliado Severo Moto, detenido el pasado lunes por la Policía española acusado de tráfico de armas.

Tras su detención, según AI, Saturnino Nkogo Mbomio fue trasladado a la comisaría central de Malabo, "donde fue interrogado varias horas y, según informes, torturado". Por la tarde, varios agentes de la Policía lo llevaron de nuevo a la vivienda, que registraron. "Amnistía Internacional ha sido informada de que mientras se estaba practicando el registro, Saturnino Nkogo Mbomio no podía tenerse en pie y tuvo que ser sostenido por la Policía", aseguró la organización.

Tras el registro, llevaron de nuevo a Saturnino Nkogo a la comisaría de policía para seguir interrogándolo. "Según los informes, la Policía le pidió que diera los nombres de las personas implicadas en la presunta conspiración, pero Saturnino negó la existencia de conspiración alguna", prosigue el comunicado. Esa noche lo trasladaron a la prisión de Black Beach (en Malabo), "donde murió en su celda durante la noche". "Las autoridades alegaron que se había suicidado arrojándose desde la parte de arriba de una litera, lo que le provocó una fractura de cráneo", añadió.

Según AI, su familia no fue informada de inmediato de su muerte. El cuerpo fue trasladado desde la prisión hasta el depósito de cadáveres y colocado en una cámara donde se había desconectado la electricidad. Según los informes, dos días después, el 15 de marzo, el primer ministro, Ricardo Mangue, llamó a la familia, les informó de su suicidio y les mostró imágenes de Saturnino Nkogo en su celda, tomadas por una cámara de un circuito cerrado de televisión antes de morir, aunque no del momento de la muerte.

El primer ministro dijo a los familiares que recogieran el cuerpo del depósito y lo enterrasen sin dilación porque se estaba descomponiendo. Los familiares informaron de que, debido al avanzado estado de descomposición del cadáver, la única lesión que pudieron ver fue una fractura de cráneo, se lee en el comunicado. Amnistía Internacional lamentó que las autoridades no hubieran realizado una investigación exhaustiva e imparcial para determinar la causa exacta de su muerte.

OTRAS DETENCIONES

Tras la detención de Saturnino Nkogo se practicaron al menos otras siete detenciones de presuntos miembros del PPGE. Tres de ellos quedaron en libertad sin que en su contra se hubieran formulado cargos ni haber sido sometidos a juicio tras permanecer detenidos entre 3 y 12 días, y no fueron torturados ni maltratados en prisión.

"Sin embargo", según Amnistía, "los otros cuatro siguen recluidos sin cargos ni juicio". Tres están en la comisaría central de Policía y el cuarto en la prisión de Black Beach. "Hay informes según los cuales al menos uno ha sido sometido a torturas", aseguró Amnistía Internacional. El detenido fue atado de brazos, manos y piernas antes de ser golpeado con un bastón en las nalgas para hacerle confesar que tenía conocimiento de las armas que guardaba Saturnino Nkogo, añadió.

Pese a la promulgación en noviembre de 2006 de una ley que prohíbe la tortura, "ésta sigue practicándose con impunidad", denunció Amnistía, que en 2007 "tuvo conocimiento de al menos tres casos de presuntas torturas que desembocaron en la muerte de la víctima".

"Que sepa Amnistía Internacional, sólo un agente de Policía ha comparecido ante la justicia por ordenar la paliza de un hombre que murió posteriormente como consecuencia de ella", aseguró la organización. Se trata de una agente, detenida en noviembre del 2007, juzgada el pasado 28 de marzo y condenada a seis meses de prisión.

En cambio, "al menos otros tres agentes de Policía y soldados que fueron también detenidos en noviembre de 2007 por su implicación en la tortura de varios detenidos, tres de los cuales fallecieron como consecuencia de ella, fueron puestos en libertad sin cargos y restituidos en sus puestos", advirtió AI.

Contenido patrocinado

Otras noticias