Buscar

Plan de Obama contra cambio climático se queda corto, dicen expertos

AFP
25/06/2013 - 21:47

Grupos ambientalistas dijeron el martes que el plan del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para combatir el cambio climático no será suficiente para revertir un problema global que hasta ahora ha superado las soluciones.

Algunos expertos advirtieron que será difícil poner en práctica las políticas anunciadas por Obama en uso de sus poderes ejecutivos, ya que los legisladores estadounidenses no han podido llegar a un acuerdo sobre la manera de preservar la economía y reducir la contaminación.

El Centro para la Diversidad Biológica consideró "modesto" el plan de Obama y advirtió que se queda corto al establecer un límite de contaminación en todo el país para el dióxido de carbono de no más de 350 partes por millón.

"Nos alegra ver que el presidente finalmente enfrenta el cambio climático, pero la pura verdad es que lo que está proponiendo no es lo suficientemente grande, ni lo suficientemente rápido, como para atender la magnitud aterradora de la crisis climática", dijo Bill Snape, asesor de esa ONG.

Según Snape, la Casa Blanca no aborda "cuestiones climáticas difíciles", como la perforación del Ártico y el fracking para la extracción de gas natural.

El experto dijo que el plan, que busca que Estados Unidos reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero en un 4% por debajo de los niveles de 1990 para el año 2020, está por debajo de los compromisos de Estados Unidos en el marco del Protocolo de Kioto.

"No será suficiente para evitar el catastrófico aumento de la temperatura, según los climatólogos", agregó.

El plan de Obama no se refirió específicamente al polémico proyecto del oleoducto Keystone XL con Canadá, pero el mandatario dijo este martes en la Universidad de Georgetown que éste sólo se aprobará si "no agrava considerablemente el problema de la contaminación de carbono".

El presidente debe tomar una decisión final sobre esta obra de 3.200 km de largo, que llevaría petróleo de las arenas bituminosas de Canadá a la costa estadounidense del Golfo.

Las centrales eléctricas, un elemento crucial

Un elemento central de la estrategia de Obama radica en las centrales eléctricas, responsables del 40% de la contaminación de dióxido de carbono de Estados Unidos, pero cuyas emisiones no están limitadas por el gobierno federal.

Obama pidió a la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) que elabore normas para regular esas emisiones para 2014, y que éstas sean definitivas para 2015, pero no detalló implicaciones o costos.

"Los estándares sobre el CO2 de las plantas serán la prioridad y (el presidente) tendrá que asegurarse de que están listos antes de que termine su gobierno", dijo Alden Meyer, de la Unión de Científicos Preocupados (UCS, por sus siglas en inglés).

"En última instancia, también necesitaremos un precio a las emisiones de CO2 que refleje el aumento de los costos del cambio climático. El Congreso tendrá que estar a la altura", dijo Meyers.

La UCS y el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés) coinciden en que es posible el objetivo de Obama, anunciado en 2009, de reducir para 2020 las emisiones de gases de efecto invernadero nocivos en 17% respecto de los niveles de 2005.

"Luchar contra la contaminación de carbono en las centrales eléctricas (...) debe ser la base de cualquier enfoque serio para reducir las emisiones de (gases de efecto invernadero de) Estados Unidos. Por primera vez, un presidente de Estados Unidos está haciéndolo", dijo Andrew Steer, presidente de WRI.

Un problema que requiere "medidas drásticas"

Si bien muchos expertos aplaudieron a Obama por finalmente anunciar medidas contra el calentamiento global, advirtieron que el problema es cada vez peor y necesita más acciones.

"El problema se ha vuelto mucho más grande y Estados Unidos lo estaba ignorando", dijo Saleemul Huq, investigador principal del Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo.

"Por lo tanto el mundo se dirige ahora hacia un aumento de la temperatura de 4 grados para el año 2100 si no se toman medidas drásticas de mitigación en todos los países, incluyendo Estados Unidos".

"El presidente Obama dice que quiere que Estados Unidos lidere este esfuerzo mundial. Su promesa es bienvenida, pero sus acciones aún no están a la altura de lo que se requiere", agregó.

Según Eileen Claussen, presidenta del Centro para Soluciones de Clima y Energía, Obama enfrenta un camino empinado.

"La implementación del plan del presidente será muy difícil. Pero una clara mayoría del público estadounidense favorece la acción climática más fuerte, y con un plan, el gobierno debe ahora avanzar con un verdadero sentido de urgencia", dijo.

ksh/dw/ad/dg