icon-avatar
Buscar

Al menos siete 'cascos azules' muertos y otros 17 heridos en un ataque en Darfur

13/07/2013 - 20:41
Más noticias sobre:

Al menos siete 'cascos azules' han fallecido y otros 17 han resultado heridos este sábado en Darfur, en el oeste de Sudán, en un ataque de individuos armados, según ha informado la misión conjunta de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID).

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Una patrulla de la fuerza de paz fue atacada sobre las 9.00 horas (8.00 en la España peninsular) a unos 25 kilómetros al oeste del cuartel de la UNAMID en Jor Abeche, en Darfur del Sur, por individuos no identificados fuertemente armados.

"Tras un prolongado tiroteo, la patrulla fue rescatada por los refuerzos de la UNAMID llegados desde Jor Abeche y Manawashi", explica la fuerza en un comunicado oficial. Los siete fallecidos eran militares, mientras que entre los 17 heridos hay militares y policías, incluidas dos instructoras policiales.

"La misión condena en los términos más contundentes posibles a los responsables de este atroz crimen cometido contra nuestros soldados", ha indicado el representante especial de la UNAMID, el ghanés Mohamed Ibn Chambas. "Los responsables deben saber que serán perseguidos por este crimen, una flagrante violación del Derecho Internacional Humanitario", ha añadido.

El conflicto en Darfur estalló en 2003, cuando la milicias no árabes se sublevaron contra el Gobierno del presidente Omar Hasán al Bashir por marginar a la región sudanesa. En respuesta, Al Bashir envió a las milicias árabes para sofocar el levantamiento, dando lugar a un conflicto armado.

Desde entonces, Naciones Unidas calcula que más de 300.000 personas han muerto a causa de la violencia en Darfur, aunque el Gobierno sitúa esta cifra en 10.000, y decenas de miles han tenido que abandonar sus hogares.

El Tribunal Penal Internacional (TPI) ha acusado a Al Bashir y a varios de sus ministros de crímenes de guerra y genocidio por el conflicto en Darfur, pero ellos lo han negado y han rehusado comparecer en la sede de La Haya.











No ha sido posible realizar el purgado