Global

Senador de derecha chilena renuncia a su partido y se proclama independiente

El senador del oficialista partido Renovación Nacional, Antonio Horvath, renunció este jueves al partido de derecha Renovación Nacional y proclamó su independencia política, haciendo perder a la derecha un escaño en el Senado de cara a la composición del Congreso a partir de marzo de 2014.

Horvath renunció después de 12 años de militancia en RN, el partido del presidente Sebastián Piñera, el mismo día en que el Tribunal Supremo de su colectividad debía reunirse para analizar su continuidad en el partido.

"He presentado la carta de renuncia a un partido donde trabajé lealmente por 12 años, porque creo que como instancia eso se ha agotado", dijo este jueves el senador en rueda de prensa.

Horvarth era cuestionado por su partido por apoyar en primera vuelta de las pasadas elecciones al candidato independiente Franco Parisi.

También abrió polémica por expresar su cercanía con el programa político de la socialista Michelle Bachelet durante la campaña para el balotaje, en circunstancia que RN había proclamado a la derechista Evelyn Matthei como su candidata.

Representante de la austral región de Aysén, con la renuncia de Horvarth la derecha chilena pierde a un senador de cara a la composición del Congreso en 2014, cuando tendrá el menor número de representantes desde el retorno a la democracia en 1990, totalizando 15 senadores.

El dato es clave para el apoyo que busca concitar la presidenta electa Michelle Bachelet -que asume el próximo 11 de marzo-, para aprobar el ambicioso plan de transformaciones que prometió en campaña, como un reforma tributaria, educacional y una nueva Constitución.

El pacto que apoya a Bachelet, la Nueva Mayoría, tiene 21 senadores, mientras que la derecha se quedó ahora con 15 representantes. Con la renuncia de Horvarth suman dos independientes.

En la Cámara de Diputados, en tanto, la Nueva Mayoría cuenta con 67 diputados, la derecha con 49 y hay cuatro independientes.

Bachelet cuenta ya con los votos para asegurar la reforma tributaria que busca recaudar 8.200 millones de dólares, y debería buscar algunos apoyos de independientes o de la oposición para asegurar por completo la reforma educacional, con la que quiere establecer la gratuidad a nivel universitario en seis años.

Pero para crear una nueva Constitución, Bachelet no tiene los votos suficientes.

pa/rto/cd

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin