Global

Formar gobierno en Irak tomará tiempo, tras las elecciones del miércoles

La formación de un nuevo gobierno en Irak tomará tiempo, tras las elecciones legislativas del miércoles, estimaban analistas y observadores este jueves.

Tras las elecciones legislativas de 2010, las negociaciones entre distintas formaciones políticas para formar un gobierno duraron más de ocho meses.

"Encontrar un compromiso entre sunitas, chiitas y kurdos no es fácil", explicó Ayham Kamel, director para la región Medio Oriente y Africa del Norte de Eurasia Group, una consultora con sede en Nueva York.

Kamel recalcó que no hubo ningún acuerdo preelectoral y que habrá que esperar los primeros resultados oficiales, no antes de mediados de mayo, para abrir las negociaciones.

Por ahora, se desconoce incluso la participación en estas elecciones legislativas, las primeras desde que se retiraron de Irak en 2011 las tropas de Estados Unidos que habían invadido el país en 2003.

Según las primeras estimaciones, alrededor de 60% de los electores participaron en los comicios.

Las elecciones del miércoles se desarrollaron bajo un imponente dispositivo de seguridad que, sin embargo, no logró impedir una cincuentena de atentados que dejaron un mínimo de 14 muertos y 36 heridos.

El primer ministro saliente, Nuri al Maliki, dijo estar convencido de su victoria.

Al frente del gobierno desde 2006, Maliki es el gran favorito a pesar de un balance muy criticado y de la violencia que se cobra en promedio 25 vidas diarias. En lo que va del año, más de 3.000 personas murieron víctimas de esa espiral de violencia.

En su primer mandato, entre 2006 y 2010, Maliki logró una disminución de la violencia, pero durante su segundo período de gobierno volvió a aumentar.

Además, los iraquíes sufren del desempleo, de la corrupción y del mal funcionamiento de los servicios públicos.

La coalición Alianza para un Estado de Derecho de Maliki obtendrá una cuota importante de los 328 escaños del parlamento, pero parece difícil que obtenga la mayoría absoluta debido a la competencia de otros partidos chiitas en sus principales bastiones.

A pesar de todo, Maliki tiene la victoria casi asegurada, gracias en parte a la regla no escrita del reparto del poder que establece que el primer ministro debe ser chiita, el presidente kurdo y el presidente del parlamento sunita.

bur-psr/dmc/avl

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin