Buscar

Italia tiene una nueva perla, "Toto" Di Natale

AFP
8/06/2008 - 11:47

Hay un jugador italiano que tiene más ganas que sus compañeros de iniciar la Eurocoa-2008 frente a Holanda, el lunes en Berna, y ese es el delantero Antonio Di Natale, que a sus 30 años es casi un desconocido y puede ser una de las sorpresas del torneo.

El pequeño napolitano (1,70 m) no es una de las estrellas de la Serie A, en la que defiende los colores del Udinese desde 2004, tras cinco temporadas en el modesto equipo de Empoli.

Pero todo eso no impide que Di Natale sea uno de los hombres de base de la Nazionale (17 partidos internacionales/7 goles).

Junto al lateral Christian Panucci, quien ya poseía una amplia historia con la selección antes de volver a ser convocado en septiembre, será probablemente el único no campeón del mundo titular contra los Oranje.

De hecho, es el símbolo del equipo construido por Roberto Donadoni. Di Natale (sólo 4 partidos internacionales entre 2002 et 2004), es "el" descubrimiento del seleccionador, la sangre nueva inyectada en el grupo de campeones del mundo.

"Donadoni me ha dado su confianza, y eso me llena de orgullo. Me ha hecho sentir importante, y yo siempre he intentado no decepcionarle", explicó a finales de mayo durante la preparación de la Nazionale en Florencia.

En el seno del ataque a tres, es el que abre el juego por la izquierda. Su velocidad, su técnica y su altruismo son aplaudidos. Además, no es torpe de cara al gol, como demuestra su doblete, capital, marcado contra Ucrania en Kiev (1-2) en septiembre, en la fase de clasificación a la Eurocopa.

En su último partido de preparación contra Bélgica, marcó dos goles jugando sólo 45 minutos y el sábado la muy respetada Gazzetta dello Sport le colocó como el jugador más en forma entre los 23 seleccionados italianos antes de la Eurocopa.

"He llegado a un grupo humilde pese a ser campeones del mundo. Mis compañeros trataron desde el primer momento de hacerme sentir integrado y ya me siento parte del grupo completamente", explicó el napolitano.

Di Natale puede convertirse en una de las revelaciones del torneo, un poco como otro delantero italiano que hace 18 años salió del anonimato para terminar siendo el máximo goleador del Mundial-90: Salvatore Schillaci. Como un guiño al destino, también era del sur de Italia y su apodo era "Toto".

gle/psr/gv


Contenido patrocinado

Otras noticias