Global

Torero español Tomás sale en hombros de plaza mexicana donde casi muere años atrás

El torero español José Tomás salió triunfante en hombros con tres orejas la noche del sábado de la Plaza de Toros Monumental del estado mexicano de Aguascalientes (centro), un escenario que estuvo a punto de ser su sepultura en 2010 cuando fue gravemente cornado.

"Quiero darles las gracias a Aguascalientes por hacerme vivo otra vez. Soy español, pero me siento hidrocálido (gentilicio para los oriundos de esa demarcación), y mexicano", dijo a la prensa Tomás al salir del coloso al que asistieron 16.000 personas.

El "príncipe de Galapagar" le cortó un apéndice a "Guantero" de la dehesa de Los Encinos, un toro que le salió bronco y le enviaba derrotes a la cara cuando lo enfrentó con la muleta, mismo que abatió con una estocada que puso de pie al público que le otorgó la primera oreja de su actuación.

En su segundo burel, "Pollo Querido", del hierro de Fernando de la Mora, bordó una faena de gran tesón dando pinceladas con el capote ante un toro distraído, al que le tuvo que buscar su querencia, pases por alto y naturales para finalmente estocarlo, provocando una resonante ovación unísona de "!Torero, torero!".

La estocada mortal de su último enemigo, "Oye Poco", también de la ganadería de Los Encinos, se la brindó a su banderillero.

En el resto de la corrida, el mexicano Eulalio López "Zotoluco" se fue en blanco por fallas en la espada.

El regreso del torero detonó la pasión de aficionados taurinos: decenas de ellos acamparon al pie de las taquillas de la plaza de Aguascalientes cuando hace un mes comenzaron a venderse los boletos para su corrida.

El 24 de abril de 2010 el toro "Navegante" le asestó una cornada que le provocó una herida de 15 centímetros en la pierna izquierda que le atravesó la vena femoral y la arteria ilíaca, una zona conocida como el mortal triángulo de los toreros.

El año pasado, el diestro español donó 27.500 euros en equipo médico al hospital Miguel Hidalgo de Aguascalientes en agradecimiento a las atenciones que recibió tras la estocada que casi le quita la vida.

str-jg/ol

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin