Global

La oposición acusa a Correa de pretender perennizarse en el poder en Ecuador

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, fue acusado por la oposición de querer perennizarse en el poder mediante la nueva Carta Política que aprueba el jueves la Constituyente controlada por el oficialismo.

"Esta Constitución lo que trata es de perennizar en el poder al presidente para que de esa forma pueda controlar todos los actos de nuestras vidas", expresó la asambleísta Anabella Azín, del partido Prian (derecha), quien agregó que el documento fue elaborado por "asesores extranjeros y el buró político" del gobierno

La Carta Magna, que será sometida a referendo el 28 de septiembre, incluye reformas que le permiten al presidente buscar una única reelección y disolver el Congreso bajo ciertas condiciones.

Por su parte, Pablo Lucio Paredes, del movimiento Futuro Ya, dijo que la meta era una Carta Magna incluyente, pero "eso no es lo que hemos logrado en la Asamblea".

"Ha sido un espacio concentrador de poder y al final del camino tenemos una Constitución que es el reflejo de una sola visión", lamentó.

Y consideró igualmente que en el nuevo marco "hay un excesivo presidencialismo". "El gobierno puede disolver el Congreso por temas subjetivos. No se atacan los problemas políticos fundamentales y el Estado queda con un papel intervencionista y sobreprotector", agregó Paredes en diálogo con la AFP.

Azín manifestó a su vez que el órgano "ha sido manipulado por personas que no fueron elegidas por la voluntad del pueblo", lo que arrojó una Constitución que "concentra poder en el presidente, le da un poder omnímodo al presidente".

"Se destruye la base de la democracia, que es el balance de los poderes", apuntó la asambleísta, quien añadió que "es irrealizable" el socialismo de siglo XXI que Correa promueve junto a su amigo y aliado Hugo Chávez.

Azín señaló que la nueva Carta Política cierra las puertas a la inversión privada debido a la falta de garantías para que "pueda producir de acuerdo a las reglas de libre mercado", así como la propiedad "estará condicionada a que un funcionario de gobierno decida si cumple o no la función social".

"Todos los órganos de control ahora tienen un nombre, Alianza País", expresó por su parte Roberto Ponce (Prian), quien indicó que las inversiones "están fugando, no se toma en cuenta que el trabajador mantenga sus puestos".

"Estamos convencidos de que esto va a generar pobreza", anotó.

El mandatario, quien sostiene que conseguirá una aplastante victoria en el referendo constitucional, negó que el documento haya sido redactado a su medida y descartó una estatización de la economía.

"La mala fe ahora dice que se llamó a una Asamblea Constituyente para que haga una Constitución a la medida de Rafael Correa", dijo el gobernante, quien aseguró que desde antes de alcanzar la presidencia en 2006 venía pidiendo una nueva Carta Política para "superar el neoliberalismo" y una "revolución ciudadana para cambiar radicalmente al país en paz y en democracia".

SP/vel/jb

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin