Global

Correa dice que respetará veredicto de referendo constitucional en Ecuador

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, alabó el viernes el proyecto de nueva Constitución y dijo que respetará el resultado del referendo al que será sometido, retando a la oposición a comprobar su acusación de que es un texto que concentra el poder en sus manos.

Se trata del "acta de nacimiento de la patria nueva, altiva, soberana, solidaria y equitativa. Este es un paso decisivo para lograr nuestra segunda y definitiva independencia", afirmó Correa en la clausura de la Constituyente que redactó y aprobó el texto en la ciudad costera de Montecristi.

El presidente agregó que ahora será "el pueblo el que dará su palabra" en el referendo del 28 de septiembre, cuando los ecuatorianos se pronunciaran sobre el texto constitucional con el que aspira a la reelección para quedarse en el poder hasta 2013.

"Respetaremos la decisión de ese pueblo sabio y profundo, que lo que anhela, y lo ratifica en cada convocatoria, es una patria altiva, justa y soberana", anticipó Correa, que volvió a lucir la banda presidencial ante un auditorio de mayoría oficialista.

Además de la reelección presidencial -por un solo período-, el nuevo texto incorpora reformas para aumentar el control estatal sobre la economía, y prohíbe la instalación de bases extranjeras en Ecuador.

Correa defendió el "proceso limpio y democrático" a través del cual fue reformada la Constitución de 1998, y retó a sus adversarios a demostrar las denuncias acerca de que es "hiperpresidencialista" y concentra el poder en sus manos.

"¿Dónde está el supuesto hiperpresidencialismo? ¿Dónde está la acumulación de poder en el presidente o la Constitución supuestamente hecha a la medida?", espetó a la oposición, que acudió con pocos representantes al último acto de la Constituyente (que estuvo bajo el dominio oficialista).

Durante su presentación, Correa pidió que se leyera un artículo sobre los derechos de los niños para reforzar su ataque a un sector de la derecha opositora, que tilda su proyecto de "abortista" y "contrario a la vida".

"En el colmo del descaro, los que hoy quieren desprestigiar a la nueva Constitución, dañar la imagen de la revolución ciudadana, pretender que no somos democráticos, son los mismos que hicieron la Constitución del 98 en un fuerte militar y que jamás la presentaron a la aprobación del pueblo", replicó.

Y si bien reconoció que la propuesta es "perfectible" indicó que "el objetivo ha sido y será desarrollar (...) una verdadera revolución constitucional, revolución encaminada a construir una auténtica democracia en Ecuador".

El presidente lanzó dardos a algunos de sus aliados de la izquierda por lo que llamó "posturas infantiles", al término de varias semanas de choques internos que en su momento determinaron la renuncia del entonces jefe de la Constituyente, Alberto Acosta, ausente del acto de este viernes.

"Lo dije el 29 de Noviembre del 2007, en la inauguración de esta asamblea: el mayor peligro para nuestro proyecto de país es el izquierdismo y el ecologismo infantil. Temo que no me equivoqué, aunque tal vez me faltó añadir el indigenismo infantil", sostuvo.

sp-vel/pz

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin