Buscar

La UE aprueba directrices para etiquetar los productos de los asentamientos israelíes

17:32 - 11/11/2015
Netanyahu, primer ministro israelí. Imagen: EFE

La Comisión Europea ha aprobado directrices para etiquetar los productos originados en los territorios palestinos ocupados por Israel desde junio de 1967, incluidos los asentamientos en Cisjordania, para evitar que los consumidores del mercado comunitario sean llevados a engaño.

Los productos agrícolas como frutas y verduras deberán indicar el origen de forma obligatoria como marca la legislación europea actual, mientras que en el caso de los productos industriales, incluidos los productos alimentarios procesados, los productores o empresas importadoras o distribuidoras podrán hacerlo de forma voluntaria, con la excepción de los productos cosméticos, donde también será obligatorio indicar su origen, según han explicado fuentes del Ejecutivo comunitario.

En el caso de los productos donde el etiquetado de origen no es obligatorio, los Estados miembros podrán obligar a indicarlo si evalúan que "el consumidor medio en el país puede tomar una decisión de transacción, que sería diferente si hubiera conocido esta información" en virtud del principio conocido como 'engaño por omisión'.

"La percepción de los consumidores (sobre los productos de los asentamientos) no es la misma en los Veintiocho Estados miembro. Y por eso es una evaluación que está en manos de los Estados miembro", han aclarado fuentes del Ejecutivo comunitario.

Eso sí, se tendrá en cuenta el origen del producto "global" de manera que, en algunos casos, "puede haber componentes" de los asentamientos como tal. "Por ejemplo, en el caso de la producción de vino, con uvas cosechadas en un asentamiento pero procesadas en el territorio de Israel y, además, la operación de embotellamiento también se ha dado en Israel, entonces será un producto de Israel porque el valor añadido es suficiente para considerarlo como producto fabricado en Israel", han aclarado fuentes del Ejecutivo comunitario.

LA UE insiste en que no es un boicot

"La UE no apoya de ninguna manera un boicot o sanciones contra Israel", ha asegurado en rueda de prensa el vicepresidente del Ejecutivo comunitario responsable del Euro, Valdis Dombrovskis, que ha dejado claro que los productos originados en Israel "dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas" seguirán beneficiándose de "un régimen arancelario preferente" como hasta ahora. "Esta situación no cambiará", ha asegurado, recalcando que ambas partes mantienen "relaciones privilegiadas comerciales" en el marco de su Acuerdo de Asociación.

El comercio entre la UE y los territorios ocupados palestinos en 2014 se elevó a "alrededor de 154 millones de euros", "menos del 1%" del comercio total de la UE con Israel, que se elevó a 30.000 millones de euros el año pasado (17.000 millones las exportaciones europeas a Israel y 13.000 millones las importaciones israelíes al mercado comunitario), según datos del Ejecutivo comunitario. Admiten que "la mayoría" de productos importados son "frutas y verduras y cosméticos", por lo que deberán indicar que procedente de los asentamientos.

"Esto es una cuestión técnica, no un posicionamiento político. La clarificación fue solicitada a la Comisión por los Estados miembro de la UE", ha insistido el vicepresidente comunitario, dejando claro que "la nota interpretativa" del Ejecutivo comunitario "no es una legislación nueva" y se limita a clarificar "ciertos elementos vinculados a la interpretación y aplicación eficaz de la legislación existente".

Aunque ha dejado claro que "la aplicación de estas normas está en manos de las autoridades nacionales", "la Comisión está ofreciendo directrices a los Estados miembro de la UE y los operadores económicos para garantizar la aplicación uniforme de las normas sobre la indicación de origen de los productos de los asentamientos israelíes".

"La indicación de origen de productos que entran en el mercado interior es una parte esencial de la política de la UE de protección al consumidor", ha zanjado. La Comisión podrá incoar "procedimientos de infracción" en el caso de que no se cumplan las normas, han asegurado fuentes comunitarias.

Israel convoca a su embajador en la UE

"No hay duda de que el objetivo principal de la medida es ejercer presión política sobre Israel", ha denunciado el Gobierno israelí a través de una nota del Ministerio de Exteriores recogida por los medios locales.

En opinión del Ejecutivo de Benjamin Netanyahu, las directrices comunitarias "constituyen un intento de prejuzgar el resultado de cualquier negociación futura entre Israel y los palestinos" e "incluso podrían servir como incentivo adicional" para que la Autoridad Palestina rechace "negociaciones directas" con Israel.

El Gobierno israelí ha convocado al embajador de la UE, Lars Faaborg-Andersen, en señal de protesta al considerar que "estas medidas son de naturaleza discriminatoria". "Es intolerable que Israel sea el único país que ha sido singularizado por la UE con esta política, a pesar del hecho que hay más de 200 territorios disputados en el mundo entero", según la nota del Ministerio de Exteriores israelí.

El Ejecutivo comunitario ha dejado claro que la medida "no prejuzga los resultados" de las negociaciones si hay acuerdo de intercambio de territorios mutuamente acordado por ambas partes y ha descartado que las directrices tengan un "impacto" en los esfuerzos de la UE por relanzar las negociaciones de paz y también ha insistido en que la indicación de origen se pide "a todos los países" e insiste en que los casos del Sáhara occidental o el norte de Chipre son "diferente".

En el caso del Sáhara occidental, la UE reconoce a Marruecos como potencia administradora del territorio y, en el caso del norte de Chipre porque, es reconocido como parte del territorio de un Estado miembro, según fuentes del Ejecutivo comunitario.

España y otros 15 países de la UE reclamaron el pasado mes de abril a Mogherini "completar" las directrices europeas sobre el etiquetado de productos de los asentamientos israelíes que ya reclamaron hace tres años a su antecesora Catherine Ashton, que comenzó el trabajo para preparar las directrices pero éste se paralizó en el verano de 2013 a petición del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en un momento en el que trataba de relanzar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos.

La "nota interpretativa", que será publicada en el Diario Oficial de la UE este jueves, precisa que los productos de los asentamientos en Cisjordania o de los Altos del Golán deben indicar de forma explícita que "vienen de un asentamiento" y no se aceptará "fabricado en Israel", aunque no se exigirá especificar el asentamiento concreto.

"Si viene entrecomillado o sólo indica que viene de un asentamiento competerá a los Estados miembro y los operadores decidir. No se puede indicar únicamente 'fabricado en Cisjordania' o 'fabricado en los Altos del Golán'. Esto sería engañoso para el consumidor", han puntualizado fuentes del Ejecutivo comunitario. "El consumidor necesitar tener explícito la indicación al hecho de que un producto viene de un asentamiento", han recalcado.

Bélgica ya obliga a etiquetar los productos, incluso en el caso donde no es obligatorio, al considerar que no indicar que los productos vienen de los asentamientos sería engañoso para el consumidor. Dinamarca y Reino Unido también han introducido el etiquetado si bien en el caso de Reino Unido sólo los exige para los productos.


Comentarios 0