Buscar

Chávez ordena investigar posible intento de golpe de Estado en Venezuela

AFP
11/09/2008 - 18:33

El gobierno venezolano presentó pruebas y denunció este jueves un intento de "magnicidio" y golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez, que estaría siendo planeado por militares en activo y retirados, con el visto bueno de "la administración estadounidense".

El ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, de Interior, Tarek El Aissami, y la dirección del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, en el poder) mostraron su "indignación" y "consternación" ante estas informaciones, que desean transmitir a gobiernos e instancias internacionales ya que podrían generar "una guerra civil".

Para Maduro, el origen de esta "conspiración" hay que buscarlo en Estados Unidos, donde el presidente George W. Bush, antes de dejar el poder, "pretende desestabilizar y llenar de violencia y sangre el mundo entero".

"La administración Bush está detrás de este complot y no tenemos ninguna duda. Al avanzar la investigación se verá de qué manera están involucrados los diferentes órganos del gobierno de Estados Unidos", denunció Maduro.

Este jueves de madrugada, un programa de televisión presentó una conversación entre tres militares sobre una toma violenta del palacio de gobierno de Miraflores en Caracas y de un plan para hacer estallar el avión presidencial.

Chávez, quien ya fue objeto de un golpe de Estado fallido en abril del 2002, que lo apartó del poder dos días, anunció que se abrió una investigación.

"Hemos infiltrado movimientos de los más radicales, fascistas, pitiyanquis, vendepatrias" que "están intentando incendiar el país. (...) Sabemos desde hace tiempo que están buscando cohetes tierra-aire y equipos sofisticados para tratar de volar el avión presidencial", explicó el mandatario.

Horas antes de hacerse públicas estas grabaciones, Chávez, quien denuncia a menudo planes estadounidenses para acabar con su gobierno, aseguró que las "fuerzas yanquis buscan militares y pilotos que bombardeen Miraflores" o le ataquen durante su programa semanal de televisión Aló Presidente.

Sin precisar sus fuentes, la televisión pública presentó extractos de una conversación entre el vicealmirante Carlos Alberto Millán Millán, el general retirado de la Guardia Nacional Wilfredo Barroso Herrera y el general de brigada retirado de la Aviación, Eduardo Báez Torrealba.

"Aquí el objetivo es uno sólo: vamos a tomar el Palacio de Miraflores, vamos a tomar las plantas televisoras (...) El objetivo tiene que ser uno sólo, es decir: todo el esfuerzo hacia donde está el señor (Hugo Chávez)", dice Barroso, según la grabación.

Para Maduro, esta conspiración tiene "cara, nombre y apellido e identidad".

"Además sabemos quién lo financia", aseguró, acusando también a ciertos sectores de la oposición y a dueños de medios de comunicación privados de desestabilizar el país.

Señalado directamente por el gobierno, Miguel Henrique Otero, editor del diario El Nacional y miembro del movimiento opositor 2-D, consideró que probablemente la grabación sea un "montaje" del ejecutivo, que trata de crear "una cortina de humo" para tapar el escándalo del llamado juicio del maletín, que se celebra en Miami y salpica al gobierno venezolano.

"Se está hablando de volar al presidente Chávez (...) Eso se llama magnicidio, no tiene otro nombre, es un delito gravísimo, exigimos que se investigue y que no vuelva a reinar la impunidad", pidió Vanessa Davies, portavoz del PSUV.

Según las pruebas presentadas por la televisión pública, además de tomar el palacio presidencial los militares planeaban volar el avión de Chávez.

"Ya tenemos un piloto que tiene 1.000 horas de vuelo en F-16 (...) Proponen también que hagamos el estudio para una posible operación llegando él (Chávez) de viaje. Una de las acciones pudiera ser volarlo (el avión presidencial) o capturarlo con aviones en el aire", detalla Baez en estas grabaciones.

Para Cilia Flores, presidenta de la Asamblea Nacional (Parlamento), este presunto complot pretende abortar las elecciones regionales de noviembre.

"Hay que llevar esa denuncia al escenario internacional (...) al Mercosur (...) a la reunión parlamentaria mundial", pidió.