Global

Obama advierte de que el 'Brexit' pondría a Reino Unido "a la cola" para acuerdos comerciales

"Forma parte de la amistad el ser sincero", alega el presidente estadounidense

LONDRES, 22 (EUROPA PRESS)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha advertido este viernes en presencia del primer ministro británico, David Cameron, de que la posible salida de Reino Unido de la Unión Europea dejaría al país "a la cola" de las negociaciones para un futuro acuerdo comercial.

Ambos líderes han comparecido al término de una reunión en Downing Street que ya venía precedida de una alta expectación por la evidente animadversión de Obama hacia el 'Brexit', una posibilidad sobre la que se pronunciarán los británicos el próximo 23 de junio.

Obama ha explicado que, si su postura de cara al referéndum es pública y notoria, es porque "forma parte de la amistad el ser sincero". De esta forma, no ha dudado en aludir a las consecuencias --políticas y económicas-- que acarrearía la ruptura de Londres con el bloque continental.

"No creo que la UE limite la influencia británica en el mundo, sino que la magnifica", ha afirmado, en alusión a uno de los argumentos más recurrentes esgrimidos por los euroescépticos. "Estados Unidos quiere que la influencia de Reino Unido crezca, también dentro de Europa", ha agregado.

En materia de negociaciones comerciales, Obama ha señalado que "Reino Unido va a volver al final de la cola". En este sentido, ha advertido de que este diálogo tampoco tendría lugar "en un tiempo cercano", ya que Estados Unidos está ahora mismo centrado en las negociaciones del acuerdo transatlántico (TTIP) con la UE.

Obama ha añadido que, para su Gobierno, abrir un proceso al margen con Reino Unido no sería prioritario; "no porque no exista una relación especial" entre los dos países, sino porque Estados Unidos considera que le sale más a cuenta sellar un pacto con un bloque más amplio.

En cualquier caso, ha querido dejar claro que, con 'Brexit' o sin él, la relación bilateral entre los dos países seguirá siendo "sólida", algo en lo que también ha coincidido con Cameron. Para el primer ministro británico, los dos países mantienen una alianza "fuerte y esencial" que "nunca ha sido más importante".

"Nuestra fuerza colectiva y alcance se ven amplificados por la pertenencia de Reino Unido a la UE", ha esgrimido Cameron, que ha negado cualquier lastre en el desarrollo de las relaciones Londres-Washington por la integración en el bloque. "De hecho, ocurre al contrario", ha apostillado.

CRÍTICAS A OBAMA

Obama ha tenido que escuchar durante su visita oficial todo tipo de críticas por haberse expresado de forma tan abierta sobre el referéndum, entre ellas las del alcalde de Londres, Boris Johnson, que ha atribuido la opinión del mandatario norteamericano a que es "medio keniano" y, como tal, tiene animadversión a la antigua potencia colonial.

Por su parte, el líder del Partido de la Independencia de Reino Unido, Nigel Farage, ha restado valor a las palabras de Obama incidiendo en el hecho de que Obama no estará en la Casa Blanca cuando Reino Unido ya esté "fuera" de la Unión Europea.

Obama ha querido ser "claro" y ha insistido en que su postura, a efectos prácticos, no tiene por qué contar. "Estoy ofreciendo mi opinión y, en democracia, todos deberían querer más información, no menos", y nadie debería tener miedo de escuchar ningún argumento", ha subrayado, antes de insistir en que "son los votantes británicos quienes deciden".

PASEO EN COCHE

El debate en torno al 'Brexit' ha dominado el viaje oficial de Obama a Reino Unido, así como la comparecencia junto a Cameron ante los medios, en la que ambos líderes han evidenciado una sintonía histórica que incluye también a la monarquía británica.

El presidente norteamericano ha aprovechado la ocasión para felicitar por su nonagésimo cumpleaños a Isabel II, una "fuente de inspiración" y una "joya para el mundo". Una de las anécdotas del viaje, de hecho, ha sido un paseo de Obama, su mujer Michelle, e Isabel II en un coche conducido por el príncipe Felipe.

Obama también ha instado a los británicos a seguir visitando estados como Carolina del Norte y Misisipi a pesar de las últimas leyes aprobadas contra los homosexuales, que él mismo ha calificado de "equivocadas". El Ministerio de Exteriores británico ha recomendado abiertamente evitar estas zonas, mientras que Cameron ha llamado a legislar para "terminar con la discriminación".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin