Global

Mayor sindicato de Bolivia protesta y marca distancia con gobierno de Morales

La izquierdista Central Obrera Boliviana (COB), la mayor unión de sindicatos del país, retomaba este jueves sus protestas callejeras por dos días en contra de varias leyes del gobierno de Evo Morales y marcaba distancia de una alianza política que ha sido clave por años.

La COB convocó para este jueves y viernes un paro laboral de 48 horas, aunque la medida era acatada principalmente por maestros estatales, universidades públicas, trabajadores del sector de la salud y algunas fábricas textiles. Es la segunda protesta de la semana, tras un esmirriado paro de 24 horas del lunes.

La Policía utilizó gas lacrimógeno para dispersar un corte en una nutrida autopista que une las ciudades de La Paz y El Alto, tras la instrucción del gobierno de impedir cualquier medida que interrumpa el tráfico de pasajeros.

"Hemos sido gasificados para dispersar el bloqueo, hay un fuerte contingente policial", afirmó en medio de una nube de gas la veterana dirigente del sindicato de maestros de La Paz, Wilma Plata, según imágenes de TV.

El viceministro de la Presidencia, Alfredo Rada, abogó por retomar el diálogo y anticipó que las protestas no tendrán el impacto que esperan sus promotores.

La COB declaró dos jornadas de protesta, con su pedido de abrogación de un decreto que cerró una fábrica estatal textil con unos 800 trabajadores y la modificación de otras normas relacionadas al funcionamiento de empresas públicas, pensiones y sobre derechos de funcionarios públicos.

En las ciudades de Cochabamba (centro), Santa Cruz (este) y Sucre (sureste) se registraron marchas callejeras pacíficas, según reportes preliminares.

El mandatario indígena comenzó a gobernar en 2006 con un fuerte apoyo de sectores rurales y pobres del país, a quienes dirigió sus políticas sociales, como bonos y asistencia gubernamental.

Las protestas se presentan en momentos en que planes oficialistas buscan extender el mandato del gobernante hasta 2025, pese a que ya perdió en febrero un referendo en ese sentido.

La unión de sindicatos firmó años atrás un acuerdo político con el gobierno del presidente izquierdista Morales y fue importante en formar una alianza con sindicatos campesinos e indígenas oficialistas.

El líder de la COB, Guido Mitma, dijo esta semana que apoyan el "proceso de cambio", como llaman a la política estatal de Morales, aunque aclaró que el apoyo no es incondicional.

jac/mav/ll

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin