Global

Higuaín, con el cristo de espaldas en las finales

Como ante Alemania en el Mundial de Brasil-2014 y ante Chile en la Copa América 2015: Gonzalo Higuaín volvió a malograr lo imperdonable otra vez ante la 'Roja' en la lucha por el título de la Copa América Centenario, una especie de cristo de espaldas que lo martiriza en las finales.

Corría el minuto 20 de la final este domingo en el MetLife en East Rutherford -frente a Nueva York-. Un fallo grosero de Gary Medel cuando intentaba parar la pelota dejó al máximo artillero de la liga italiana con espacio suficiente para batir a Claudio Bravo, pero lo inexplicable volvió a suceder.

El 'Pipa' volvió a errar una de las más claras situaciones de gol que tuvo Argentina en las tres finales perdidas, en esta ocasión con un toque por encima de Bravo cuando el '1' le achicaba el arco pero cuando el ariete del Nápoles gozaba de tiempo y distancia para ejecutar un disparo perfecto.

Sin embargo la pelota se fue apenas desviada y Medel terminó golpeándose fuerte contra el vertical derecho en un intento desesperado por rechazar la pelota, que, al final, ni tocó porque ésta decidió irse rebeldemente por un costado.

"Ha hecho un gran esfuerzo como todo el equipo y lo seguirá intentando como lo seguirá intentando todo el equipo seguramente", dijo lacónicamente el seleccionador argentino, Gerardo Martino, sobre la actuación de Higuaín.

- La maldición del 'capocannoniere' -

Hace un año Gonzalo Higuaín vivió una pesadilla en la final de la Copa América 2015 ante Chile, el anfitrión del torneo.

Para muchos la suerte del delantero con la camiseta albiceleste había quedó sellada cuando falló de manera increíble el gol de la victoria en el minuto final de aquel partido y luego tiró a las nubes su disparo en la tanda de penales, dando el triunfo a la 'Roja'.

Higuaín venía de errar además una ocasión de oro en la final del Mundial de Brasil-2014 contra Alemania, que Argentina perdió 1-0 en la prolongación.

Es más, el entrenador Gerardo Martino no lo convocó para los primeros partidos de Argentina tras la dolorosa caída en Chile.

Sin embargo, y como ya le ha ocurrido varias veces a lo lago de su carrera, el delantero de 28 años no se hundió ante los cuestionamientos y las horas bajas y respondió a lo grande con una espectacular temporada 2015/2016 en Italia.

En el duro 'calcio', donde los goleadores a duras penas llegan a los 20 tantos por liga, el 'Pipita' se dio el gran gusto de batir el récord de goles marcados en una temporada, con 36 gritos.

Tres de los tantos fueron en el último partido del torneo ante Frosinone para la clasificación de su equipo a la Liga de Campeones de Europa.

Su gran año lo trajo de regreso a la albiceleste, y sus goles llegaron en la Copa América Centenario, pero en la final, donde se necesitaban sus gritos, la pesadilla volvió a atravesarse en su camino, y terminó nuevamente señalado por el gol que pudo ser.

cl/ma

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin