Buscar

Crónica África.- Las élites africanas han desviado al extranjero 700.000 millones de dólares procedentes del petróleo

3/10/2008 - 13:03

Un estudio revela que los ocho primeros productores de crudo podrían financiar su propio desarrollo sin necesidad de ayudas

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Las élites políticas africanas han desviado entre 700.000 millones y 800.000 millones de dólares procedentes del petróleo a cuentas en el extranjero, según denunció esta semana la publicación electrónica 'Les Afriques, le journal de la finance africaine'. La información incluye un estudio de la organización Overseas Development Institute (ODI) de Londres, según el cual los ocho primeros países productores de petróleo del continente podrían financiar su propio desarrollo sin necesidad de ayuda internacional.

La Unión Africana, "por lo general muy prudente", ha estimado que alrededor de 148.000 millones de dólares salen cada año del continente con destino al sistema financiero de los países desarrollados, señala 'Les Afriques'. "Las élites, por sí mismas, retienen entre 700.000 y 800.000 millones de dólares en cuentas en el extranjero", prosigue.

Asimismo, el estudio del ODI "establece que con un precio del barril estabilizado en los 55 dólares, los ocho grandes países africanos exportadores de petróleo --Angola, Camerún, Congo, Gabón, Guinea Ecuatorial, Nigeria, Sudán y Chad-- no tendrían necesidad de ayudas extranjeras para financiar su desarrollo".

Aparte, "con un aumento de su producción de un 30 por ciento de aquí a 2015, recibirían cada año un excedente equivalente a 25.000 millones de dólares, es decir, el montante total de las ayudas suplementarias prometidas por el G8 al continente africano para los próximos cinco años", se asegura en el informe del ODI.

El pasado 9 de septiembre, el Banco Mundial (BM) interrumpió su cooperación con el Gobierno de Chad en la explotación de crudo debido, según los argumentos de la institución, a la negativa del Ejecutivo de Yamena a cumplir su compromiso de dedicar un 70 por ciento de las rentas del petróleo a la lucha contra la pobreza.

El Gobierno de Idriss Déby justifició esta decisión por "imperativos de defensa nacional", a fin de hacer frente a los ataques de los rebeldes entre 2006 y 2008. "La realidad es ligeramente distinta", según 'Les Afriques'. "Chad, que produce hoy en día poco más de 170.000 barriles diarios de petróleo, no tiene necesidad del Banco", aseveró.

El país "ya ha pagado los 47 millones de euros que (el BM) le había prestado para la exportación de oro negro", prosiguió. Esta cantidad "es una miseria para un país cuyo presupuesto ya ha alcanzado los 1.500 millones de euros, la mitad de ellos procedentes del petróleo", añadió. Según el Índice de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para al Desarrollo (PNUD), Chad es uno de los países más pobres del mundo.

EL PETRÓLEO AFRICANO

África, con alrededor del 11 por ciento de la producción y del 9,4 por ciento de las reservas de petróleo del mundo, se ha convertido en un actor de primera línea en el escenario energético mundial, según la publicación.

"El crudo de la región es de buena calidad, en general ligero y poco sulfuroso, y conviene especialmente a las refinerías europeas", declaró Jean-Pierre Favennec, del Institut Français de Pétrole. "Aparte, gracias a los avances tecnológicos, los yacimientos en las costas de África occidental son relativamente fáciles de explotar y están además bien situados en relación con los países consumidores de Europa y Estados Unidos", añadió.

No obstante, según Jean-Marie Chevalier, profesor de la Universidad de París-Delfinado, "el oro negro ha conmocionado la estructura de las economías y ha bloqueado el desarrollo de otras actividades de exportación, alimentado el clientelismo, la corrupción y la burocracia, sin beneficiar a los desposeídos".

'Les Afriques' cita también al economista y Premio Nobel de Economía estadounidense Joseph Stiglitz, para quien lo que los países productores necesitan "no es un apoyo exterior más importante, sino ayuda para obtener el pleno valor de sus recursos y utilizar bien el dinero recibido".

"Pese a la campaña puesta en marcha por Global Witness y otras organizaciones de la sociedad civil africana, las empresas extranjeras se esfuerzan por retener la publicación de los pagos que hacen a los Estados", denuncia esta página de Internet sobre temas africanos.

GUINEA ECUATORIAL

La propia Global Witness ha denunciado "la epidemia mundial de escándalos financieros, con miles de millones de dólares en beneficios no contabilizados en algunos de los países más pobres del mundo", en alusión concreta y expresa a Angola, Congo-Brazzaville y Guinea Ecuatorial.

Durante su intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, lamentó el pasado 25 de septiembre "las diferencias que separan a los países ricos de los países pobres, cuyas consecuencias causan el hambre, la miseria, las guerras y la desestabilización". Por ello, reclamó "una reforma del sistema económico mundial" que permita el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Desde los años noventa, Guinea Ecuatorial ha experimentado uno de los crecimientos macroeconómicos más espectaculares del mundo gracias al petróleo. Según datos de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA), Guinea tenía en 2007 un PIB per cápita de 44.100 dólares, comparable al de Suiza, Canadá o Reino Unido. El PIB per cápita del país es el cuarto del mundo.

El país produce alrededor de 380.000 barriles de petróleo al día --el tercer productor de África subsahariana, por detrás de Nigeria y Angola--, cuyos beneficios revierten sobre todo en las grandes compañías estadounidenses presentes en el país y en una oligarquía política cuya renta per cápita es de más de 10.000 euros al año y que controla el 80 por ciento de la riqueza del país. Según ciertas estimaciones, en el país apenas queda entre un 15 y un 30 por ciento de los beneficios del petróleo, cuando lo normal en África es que el país productor obtenga entre el 45 y el 90 por ciento de los beneficios.

En estas circunstancias, Guinea Ecuatorial "es uno de los países más pobres del mundo en términos de desarrollo humano", según recordó el pasado mes de febrero la propia Global Witness. Más del 90 por ciento de los guineanos tiene una renta per cápita de alrededor de 160 euros al año y el 60 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, según datos del propio Gobierno.

Aparte, Guinea Ecuatorial ocupa el puesto 127 de los 177 países incluidos en la lista del último Índice de Desarrollo Humano (IDH) del PNUD. Su esperanza de vida al nacer, según el informe, es de 50,4 años, lo que la sitúa en el puesto 159 en la lista del IDH relativa a este apartado.