Buscar

Merkel y Hollande piden a Putin que deje de bombardear Alepo pero eluden hablar de sanciones a Rusia

  • Esta reunión tenía como objetivo discutir sobre la situación en Ucrania y Siria
Hollande y Merkel, durante la cumbre de Normandía. Imagen: EFE

La cumbre de Normandía, que tuvo lugar este miércoles en Berlín, congregó a Angela Merkel, François Hollande, Vladimir Putin y Petro Poroshenko (presidente de Ucrania). Esta reunión tenía como objetivo discutir sobre la situación en Ucrania y Siria y trazar una hoja de ruta para establecer soluciones a dichos conflictos bélicos.

El presidente ucraniano abandonó la cumbre en primer lugar, tras completarse el primer punto del día referido a su país. Tras siete horas reunidos, Angela Merkel y François Hollande explicaron ante los medios el sentido que habían tenido las conversaciones a cuatro, que resumieron en tres ejes: seguridad, humanidad y política.

"Lo que ocurre con Alepo es un crimen de guerra", expresó Hollande. "Le hemos pedido a Putin que deje de bombardear, a pesar de que la ciudad esté tomada por el Estado Islámico. Debemos destruir sus instalaciones militares y proteger a la población civil", dijo el presidente francés. Angela Merkel reconoció que el diálogo con Putin había sido "claro, pero duro". "Debemos resolver el conflicto en Siria desarrollando un proceso político, no militar. Estos bombardeos son responsabilidad de Rusia", aclaró.

Esquivaron, sin embargo, las preguntas referidas a las posibles sanciones al país dirigido por Vladimir Putin. "Hay muchas opciones abiertas para disuadir el bombardeo y Rusia está concienciada de ellas, sabe que pueden ser tomadas", declaró Hollande sin precisar si habría finalmente sanciones.

Sobre Ucrania, se refirieron a que se deben cumplir los acuerdos de Minsk para aliviar el conflicto en el este del país y "que las fronteras vuelvan a ser las que eran originalmente", aseguró Merkel. También mencionaron la importancia de concentrarse en establecer todos los contactos posibles y actuaciones necesarias para que la radicalización no continúe. "Además, debemos intentar reestablecer los abastecimientos", concluyó Merkel.

Alto el fuego en Siria

El alto el fuego anunciado por el Gobiero sirio que permite la salida de civiles y rebeldes de la localidad de Alepo ha comenzado a primera hora de este jueves, según ha informado el Ejército. La suspensión de los bombardeos en los barrios del este estará vigente entre las 8.00 y las 16.00 horas.

El Ejecutivo de Bashar al Assad ha utilizado en los últimos meses los asedios y los bombardeos para forzar a los rebeldes a abandonar las zonas que controlan en las principales ciudades del país.

Alepo, la segunda ciudad más importante del país, se encuentra dividida en sectores controlados por las fuerzas gubernamentales y por diversos grupos rebeldes. Unas 275.000 personas estarían atrapadas en el este de Alepo, rodeadas por las fuerzas gubernamentales y con serios problemas de abastecimiento tanto de alimentos como de medicamentos.


Comentarios 0