Global

Edificios emblemáticos de todo el mundo apagan sus luces en solidaridad con Alepo

  • Gesto de solidaridad con los ciudadanos de la capital siria
León a las puertas del Congreso de los Diputados. Imagen: Reuters

La Torre Eiffel se apagó este miércoles como gesto de solidaridad con los ciudadanos de la ciudad siria de Alepo. Esta noche seguirá el ejemplo el Congreso de los Diputados, apagando también las luces navideñas a partir de las 20:00 horas.

Anne Hidalgo, alcaldesa de París, explicaba el gesto de apoyo por la "insoportable situación" que están viviendo los habitantes de la capital siria. En su nota, la Cámara Baja española se suma al argumento de que la población siria de Alepo que "sufre las peores consecuencias y es la principal víctima" del conflicto bélico.

A través de una declaración institucional, el Congreso ha mostrado su "profunda preocupación por la grave situación humanitaria que sufre Siria" y de manera especial en los combates y bombardeos que tienen lugar en Alepo.

En este sentido, han denunciado las "fragantes violaciones del derecho internacional humanitario" pidiendo como "primera y absoluta prioridad, la protección de la población civil y la garantía de libre acceso de ayuda médica y humanitaria".

"Hacemos un llamamiento para que se redoblen los esfuerzos tendentes a restablecer los mecanismos de diálogo político y de intermediación que pongan fin al enfrentamiento bélico y que permitan albergar esperanzas de una paz duradera y terminen con el padecimiento de la población civil", concluye el texto, leído por la secretaria primera de la Mesa, Alicia Sánchez Camacho, al término del Pleno.

Un gesto al que también se ha querido sumar la Grand Place de Bruselas. Las luces y la música que decoran la emblemática plaza por Navidad se apagarán durante media hora en solidaridad con la población de la ciudad siria de Alepo.

Entre las 19:00 y las 19:30 de este jueves, la plaza más simbólica de Bruselas no tendrá ni luces ni música, según han informado autoridades locales. La iniciativa partió de ciudadanos y asociaciones que querían mostrar su solidaridad con los civiles atrapados en el conflicto sirio.