Global

Iglesias y Errejón, los cerebros de Podemos luchan por su liderazgo en España

Su amistad se forjó hace 14 años en la universidad, pero ahora Pablo Iglesias e Íñigo Errejón se ven enfrentados en un duelo muy mediatizado para liderar el partido de izquierda antiausteridad español Podemos.

Ambos tenían hasta la medianoche de este miércoles para alcanzar un acuerdo de cara al congreso de los días 11 y 12 de febrero, en el que se renovará la dirección del partido y se decidirá su rumbo político.

El acuerdo no llegó, por lo que concurrirán con proyectos separados a la cita, en el madrileño palacio de congresos de Vistalegre.

Ironías del destino, en su tesis de 2011 dedicada al Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de izquierda boliviano de Evo Morales, Errejón agradecía a Iglesias, "un compañero de mente incisiva y voluntad bolchevique", haberle enseñado "que el arte de la guerra se practica con método y tesón".

Cuando se conocieron en la cafetería de su facultad, en 2003 en Madrid, los dos estudiantes de ciencias políticas no podían imaginarse que en 2014 cofundarían con otros universitarios un partido de izquierda antiausteridad, Podemos, actualmente la tercera fuerza del país.

"Me habían hablado de un chaval muy listo que entonces aparentaba como seis años: él tenía 19 años", explicó en 2015 Iglesias, bromeando sobre el aspecto pueril de su compañero.

Iglesias, de 38 años, es ahora el número uno de Podemos desde noviembre de 2014, y Errejón, de 33 años, su número dos.

Pero los dos cerebros del partido, unidos antes por "una complicidad intelectual poco frecuente" decía Iglesias, parecen al borde del divorcio.

- 'Un congreso maquiavélico' -

Con fama de conocerlos bien, el periodista del diario catalán La Vanguardia, Enric Juliana, los describe como dos "personalidades fuertes" que preparan "un congreso maquiavélico".

"Errejón no es un ayudante que acepta este papel y tiene paciencia para servir al líder, en el fondo quiere (algún día) ser el número uno", dice Juliana. "Es un intelectual que combate calculando".

Iglesias "es directo, a veces abrupto, ataca de frente". "Es él quien ha abierto el camino" para Podemos, explica a la AFP, "pero a veces le cuesta controlar el carácter, tiene espíritu de comandante".

Uno, Pablo Iglesias, es hijo único de un inspector de trabajo y una abogada de sindicato, muy de izquierdas. Miembro de las Juventudes Comunistas desde los 14 años y criado en el barrio obrero de Vallecas, en Madrid, dedicó su tesis a "los desobedientes, de Italia a Madrid".

Este joven con cola de caballo encarnó el ascenso fulgurante de Podemos, como temible orador y candidato a la presidencia del gobierno, sorprendiendo con feroces ataques a los socialistas.

El otro, Errejón, "flaco y nervioso como un Tintín revolucionario" según el escritor Manuel Vicent, creció en una familia de izquierda, con un padre que era alto funcionario y una madre ama de casa, en un acomodado pueblo de la periferia de Madrid, Pozuelo de Alarcón.

El ideólogo Errejón construyó el aparato político de Podemos y, siguiendo las teorías del posmarxista argentino Ernesto Laclau, desarrolló una estrategia oponiendo el "pueblo" a la "casta" para no quedar arrinconado en la extrema izquierda.

- 'Poder excesivo' de Iglesias -

Hombro a hombro en el Congreso, atacan al gobierno conservador. "Se mantiene el proyecto común: confrontar el régimen y las políticas de austeridad de la Unión Europea", como parte de la "voluntad de gobernar" tras las legislativas de 2020, dice el politólogo Jaime Pastor, que fue miembro del jurado en las tesis de ambos.

Los dos discrepan sin embargo en el análisis de por qué Podemos -aliado a los ecolocomunistas- perdió votos en las legislativas de junio de 2016, sin lograr superar a los socialistas del PSOE (21,1% contra 22,6%).

Errejón opina que Podemos se percibió como "inmaduro" y "arrogante" entre parte del electorado. Cuestionando la alianza con los comunistas de Izquierda Unida, apuesta por un partido abierto y dialogante con el socialismo y demostrando su utilidad en el Congreso para dejar de ser "los +enfants terribles+ de la política española".

En cambio, Iglesias prefiere marcar distancia con el PSOE, apelar a la "lucha social" y a la movilización permanente en las calles.

"Purgas", "conspiraciones", "cultura del enemigo interno"... Las palabras tóxicas carcomen el partido. "Se tiene que acabar la lógica del conmigo o contra mí", dice Errejón, mientras Iglesias reconoce haber llegado a concentrar "un poder excesivo".

"No va a haber una escisión en Podemos, esto es seguro al 95%", dice Juliana. Pero habrá que ver si "un grupo que transmitía frescura, innovación, atrevimiento, puede haberse convertido en un grupo de jóvenes peleados".

lbx/dbh/avl/mck/ra

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin