Global

El Principado de Pontinha, la micronación con cuatro ciudadanos, bitcoin y un asilado político

  • Actualmente hay cuatro personas censadas: el príncipe Renato II y su familia
  • En enero de este año ha dado asilo político a José Manuel Coelho
  • El islote espera ser reconocido por Naciones Unidas como estado soberano
Renato Barros. Imagen: Facebook

El Principado de Pontinha es una micronación no reconocida internacionalmente situada en un islote de 187 metros cuadrados y a tan sólo 70 metros de la ciudad de Funchal, en Madeira (Portugal). Actualmente hay cuatro personas censadas: el autoproclamado príncipe Renato II, su mujer y sus dos hijos. ¡Ah! Y también hay un asilado político.

Este microestado ha instaurado el bitcoin como moneda oficial -aunque tiene planes para acuñar su propia moneda-, tiene su propio DNI (el de Renato Barros es el número 1), escudo personalizado y página propia de Facebook. Según su propia normativa, no se necesita pasaporte para entrar al islote y en alguna entrevista ha confesado que tiene buena relación con el gobierno brasileño. Su intención es ser reconocido como estado soberano por Naciones Unidas y obtener así 200 millas náuticas, lo que le facilitarían el comercio, ya que la pesca es una de las principales actividades. En la actualidad está en proceso de estudio.

Renato Barros, ahora el príncipe Renato II, también apodado 'El Justo', tiene el fuerte de San José (única construcción del islote) en propiedad desde el año 2000. Siendo profesor de arte, lo compró por 25.000 euros a una familia británica, los Blandys, que se dedicaban a la producción de vino en Madeira. Estos, a su vez, la adquirieron en 1903, cuando el gobierno portugués quiso deshacerse de ella por no tener suficiente dinero para construir un puerto.

En noviembre de 2007, Renato anunció formalmente la secesión de Portugal, agarrándose al Decreto Real del 9 de octubre de 1903, firmado por el rey Carlos I de Portugal (ancestro de Barros), en el que reconoce la soberanía del territorio del Principado de Pontinha.

"Cuando el rey de Portugal vendió originalmente la isla en 1903, él y todos los gobernadores firmaron un documento en el que afirmaban que también se vendían todas las posesiones y los dominios de la isla. Eso significa que puedo hacer lo que quiera con ella. Así que eso es lo que hice: decidí que ya no sería sólo una roca en el puerto de Funchal, sería mi isla", ha dicho Renato en alguna ocasión para The Guardian.

Los planes de Renato II

Tras anunciar la independencia, Renato II afirmó tener planes para la elaboración de una Constitución propia, una moneda y un himno. La moneda sería el 'ponto', el territorio estaría en Pontinha, los ciudadanos serían conocidos como los 'pontos', el lenguaje sería el 'funcho', de Funchal, y la bandera sería de color azul mar con el islote.

Portugal insiste en que la propiedad del islote sea devuelta al gobierno del país. Pero Renato se niega. Ante este bloqueo, Madeira le ha privado de electricidad y agua corriente. Pero el príncipe tiene la solución para ese problema: un molino de agua y placas solares.

La cosa no queda ahí. En enero de este mismo año, Renato II ha decidido dar asilo político a José Manuel Coelho, un diputado del Partido del Trabajo Portugués que en 2011 hizo unas controvertidas declaraciones contra un abogado de un partido rival, y que ha sido condenado a un año de prisión. El recibimiento fue, cuanto menos, curioso.

De momento, Pontinha ya es miembro del Micronational Professional Registry, una asociación internacional de micronaciones distribuidas en todo el planeta.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin