Global

No está ardiendo, pero esta ciudad echa humo 365 días al año

  • Una ciudad japonesa en la isla de Kyūshū expulsa vapor perpetuamente
  • Beppu expulsa más de 100.000 toneladas de agua hirviendo
  • Los turistas conocen varias fuentes como los nueve infiernos de Beppu
Ciudad de Beppu. Imagen: Getty

No son muchos los que conocen Beppu, una ciudad localizada en la prefectura de Oita que desprende humo. El encanto de esta ciudad montañosa crece en el sector turístico con aquellos curiosos que quieren ver toda la ciudad llena de vapor cálido.

Beppu está en la parte central de Oita, en la isla de Kyushu, una de las tres islas más grandes de Japón y de valor histórico por ser el origen de la civilización japonesa. Esta isla también es conocida como la isla de la longevidad, ya que muchas de las personas más longevas del mundo pertenecen a este punto geográfico. La ciudad destaca por los cientos de onsen (spas) que hay a lo largo de toda la ciudad.

La ciudad japonesa de Beppu en la isla de Kyushu está diariamente envuelta de vapor debido a las casi 3.000 salidas de agua que expulsan 130.000 toneladas de agua hirviendo de forma perpetua. Algo muy parecido a lo que sucede en el Parque Nacional de Yellowstone en Estados Unidos. La causa de este fenómeno natural es la actividad del volcán activo más grande de Japón y uno de los más grandes del mundo; El Monte Aso.

Con una altitud de 1.592 metros, evidencia que está en activo por la multitud de lagunas termales, especialmente en la región central donde se encuentra la más famosa de todas, Bappu. Aunque no es el destino más frecuentado por los turistas que visitan Japón, es una de las ciudades balneario más importantes de todo el país con 125.000 habitantes.

Aguas termales de Beppu. Imagen: Getty

Beppu acoge nueve puntos calientes geométricos que son asiduamente conocidos como los nueve infiernos de Beppu. La temperatura del agua termal puede estar entre los 50º y los 99º. Los turistas pueden acceder a todos los ?infiernos? andando de unos a otros y cada uno de estos tiene algo particular.

El infierno marino, Umi-jigoku, es uno de los más bonitos de todo el recorrido. Oniishibozu jigoku, el infierno de la cabeza afeitada del monje, se caracteriza por piscinas de barro hirviendo. Yama jigoku, el infierno de la montaña. Kamado jigoku el infierno de la caldera o del horno, en el que encontramos huevos cociéndose. Oniyama jigoku, el infierno del demonio de la montaña, el cual es un criadero de cocodrilos. Shiraike jigoku es el infierno del estanque blanco debido a que la temperatura del agua es tan elevada que adquiere un color blanco lechoso. Por último, Chinoike jigoku el infierno del estanque de sangre y Tatsumaki jigoku el infierno del géiser.

Tatsumaki jigoku no sorprende por el color del agua o por ser la cuna de algún animal. Destaca porque tiene un géiser que erupciona cada 6 minutos un chorro de agua que alcanza los 50 metros de altura.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin