Global

Cuando los lazos entre Cuba y EEUU se tensan, una orquesta tiende puentes

Tres años después del fin de la enemistad con Cuba impulsada por el presidente estadounidense Barack Obama, la tensión ha vuelto con su sucesor Donald Trump, que cuestiona la reconciliación.

Pero en el estado de Minnesota (medio oeste), uno de los frutos del acercamiento no solamente sobrevive sino que avanza a buen ritmo con la meta de crear una orquesta juvenil binacional.

La iniciativa surgió luego del exitoso viaje a La Habana de la Orquesta de Minnesota en 2015. Este mes, cuatro estudiantes universitarios cubanos viajaron a la ciudad de Mineápolis para estudiar en un taller inaugural de la Orquesta Juvenil Cubano-Estadounidense.

Los cubanos, que estudian música en La Habana pero no tienen fácil acceso a clases magistrales y algunos de ellos ni siquiera sus propios instrumentos, asistieron a clases con experimentados músicos en Minnesota y hallaron lazos comunes con sus pares estadounidenses.

"Yo creo que la música en este caso es como la embajadora entre ambas naciones, que no pone los intereses personales de cada uno (por delante), sino que solamente es música", dijo a la AFP por teléfono desde Mineápolis Adriel Rodríguez, un chelista de 21 años que integra el grupo.

Durante la visita, músicos de Cuba y Estados Unidos tocaron juntos el "Octeto" de Mendelssohn. Los músicos cubanos también tocaron una composición folclórica de la isla.

Los músicos de ambos países esperan tocar juntos el año próximo como una orquesta de cámara antes de alcanzar la meta de crear una orquesta completa de jóvenes cubanos y estadounidenses, integrada por alumnos de la escuela secundaria, con una gira prevista para 2019.

"Queremos encontrar frases musicales juntos y compartir sentimientos musicales, emocionales, juntos", dijo Osmo Vanska, el finlandés que dirige la Orquesta de Minnesota.

"No hay política en la música. Esa es una de las grandes cosas. Podemos unirnos sin bagajes negativos de la historia".

- Un regalo sorpresa -

Los cuatro músicos cubanos que llegaron a Minnesota integran el Cuarteto Crisantemi, creado hace un año en La Habana en honor a la obra para instrumentos de cuerda del gran compositor de ópera Puccini, que descubrieron en YouTube.

Adriel se graduó del conservatorio de La Habana y hasta ahora nunca había tenido su propio instrumento. Últimamente tocaba el chelo de su tía.

Pero él y su hermana Adriana, que integra el Cuarteto pero tampoco había tenido nunca su propia viola, recibieron un regalo sorpresa: sus propios instrumentos comprados con donaciones de la comunidad recogidas por Rena Kraut, la directora ejecutiva de la Orquesta Juvenil Cubano-Estadounidense.

"Sentí mucha alegría. Me conmoví mucho, me quedé sin palabras casi", dijo Adriel. Para un cubano, comprar un instrumento musical representa "muchos meses y quizás años de trabajo", explicó.

Rodríguez sostuvo que es difícil vivir de la música clásica en Cuba, un país con una herencia musical muy rica pero más identificada con el jazz, la salsa y ritmos de influencia africana.

"Sí se puede vivir de la música, pero no de la música clásica sino de la música cubana más moderna, que se hace en las calles, es más lo que la gente vive", dijo.

Dijo que su visita a Minnesota ha sido "una experiencia magnífica" que le ha permitido ver la música de manera diferente.

"Los músicos americanos tienen otra forma de ver la música, tienen otras posibilidades", sostuvo.

- Percepciones musicales diferentes -

Kraut contó que se dio cuenta de que los dos países podían aprender musicalmente uno del otro cuando viajó a Cuba con la Orquesta de Minnesota.

Los estadounidenses habían practicado una pieza cubana y en una sección debían aplaudir para marcar el ritmo. La audiencia de jóvenes cubanos quedó perpleja con el compás marcado por los estadounidenses.

"Su sentido de conexión emocional innata con la música es mucho más avanzado que el de los estudiantes estadounidenses en general", estimó.

"Los músicos estadounidenses tocamos más siguiendo la partitura, y ellos tocan con el corazón", dijo.

Conseguir un visado para los estudiantes cubanos fue relativamente fácil.

Pero con el gobierno de Trump reduciendo la presencia estadounidense en Cuba en respuesta a los misteriosos ataques sónicos sufridos por sus diplomáticos en la isla, la Orquesta de Minnesota cree que en el futuro deberán viajar a terceros países como Colombia o República Dominicana para tramitar visados.

Kraut, que tiene buenos recuerdos de cuando viajó jovencita a Rusia en momentos en que la Unión Soviética estaba colapsando, prometió perseverar a pesar de la incertidumbre política.

"Esta es la diplomacia del arte en acción y beneficia al pueblo de ambos países. Tienen mucho que aprender".

lbc-sct/ll/fj

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin