Global

EEUU.- Trump señala a Rusia y China como desafíos para la seguridad nacional de EEUU

La Casa Blanca revela la nueva estrategia de seguridad nacional con avisos sobre el terrorismo y los "dictadores"

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha actualizado la estrategia de seguridad nacional y ha avisado de que las "potencias revisionistas" como Rusia y China utilizan todo tipo de herramientas para maniobrar y "conformar un mundo contrario a los intereses y valores" norteamericanos.

La Casa Blanca ha divulgado este lunes una nueva estrategia más agresiva en la que aboga por mantener la línea seguida durante los primeros once meses de la era Trump, de cara a "recuperar el respeto a Estados Unidos en el extranjero y renovar la confianza a nivel interno".

Para ello, repasa una serie de "retos y tendencias" y alude, entre otros, a las "potencias revisionistas", entre las que cita expresamente los casos de China y Rusia. Estos países, en opinión de Washington, "utilizan tecnología, propaganda y coacciones para conformar un mundo contrario a los intereses y valores" norteamericanos.

La estrategia también menciona a los "dictadores regionales" que "extienden el terror, amenazan a sus vecinos y buscan armas de destrucción masiva", así como a los terroristas yihadistas que "fomentan el odio para incitar a la violencia contra inocentes en nombre de una ideología perversa".

"Luchamos por nuestros valores, entre ellos el Estado de Derecho y los derechos individuales que permiten que haya Estados fuertes, estables, prósperos y soberanos", agrega el documento difundido por la Presidencia, que recoge el lema de campaña de Trump --"Estados Unidos, primero"-- para defender la "influencia" norteamericana como eje catalizador de "paz, prosperidad y desarrollo" en todo el mundo.

La estrategia de seguridad pone especial énfasis en el final de los límites al gasto en Defensa impuestos en 2013, aunque tal medida requeriría del apoyo del Congreso y no está claro si está garantizado. "Reconocemos que la debilidad es el camino más seguro al conflicto y que una potencia sin rival es el medio más certero de defensa. Por este motivo, nuestra estrategia de seguridad rompe con este dañino límite de gasto en Defensa", ha afirmado Trump.

El mandatario estadounidense ha tocado muy diversos puntos y zonas geográficas y ha instado por ejemplo a Pakistán a actuar más decididamente contra el terrorismo, ha defendido la construcción del muro en la frontera con México, se ha referido a la seguridad económica y a la "reconstrucción total" de la infraestructura estadounidense.

COREA DEL NORTE E IRÁN

El propio Trump en un dilatado discurso ha profundizado en algunos aspectos de la nueva estrategia de seguridad nacional y ha subrayado que Washington "no tiene más opción" que afrontar los desafíos que suponen los programas nuclear y balístico de Corea del Norte.

"Estados Unidos está desplegando un sistema antimisiles escalonado y enfocado en Corea del Norte e Irán para defender nuestra patria de ataques con misiles", dice el documento. La estrategia añade que "este sistema incluirá la capacidad de derrotar amenazas de misiles antes de su lanzamiento".

La Estrategia de Seguridad Nacional incluye además como prioritaria una solución para la guerra de Siria para que los refugiados puedan volver a sus hogares. "Buscaremos una solución para la guerra civil en Siria que establezca las condiciones para que los refugiados puedan regresar a sus hogares y reconstruir sus vidas seguros", indica el documento.

Por otra parte, recoge que Estados Unidos mantendrá "la necesaria presencia militar estadounidense en la región para proteger a Estados Unidos y nuestros aliados de los ataques terroristas y preservar un equilibrio de poder regional favorable".

CUATRO PILARES

Las directrices reveladas por la Casa Blanca se construyen sobre cuatro pilares, el primero de los cuales pasa por "proteger la patria". "Las mayores amenazas", añade el documento, son el terrorismo yihadista y las organizaciones criminales transnacionales y, en cambos casos, Estados Unidos quiere combatir a estos grupos "en su origen".

"Redoblaremos nuestros esfuerzos para proteger nuestras infraestructuras y redes digitales clave, porque las nuevas tecnologías y los nuevos adversarios han creado nuevas vulnerabilidades", apunta la estrategia, que no se olvida de amenazas más convencionales y señal, por ejemplo, al despliegue de un sistema "para defender a Estados Unidos de ataques con misiles".

El segundo pilar pasa por "promover la prosperidad" de Estados Unidos, uno de los mantras que más ha repetido Trump antes y después de su llegada al Despacho Oval. Dicho enfoque incluye una advertencia, en la medida en que el país norteamericano "no tolerará más abusos comerciales crónicos y perseguirá relaciones económicas libres, justas y recíprocas".

En tercer lugar, la Casa Blanca alude a "preservar la paz mediante la fuerza", lo cual contempla una renovación interna y una mayor colaboración con los aliados para hacer frente a "amenazas comunes". "Reconstruiremos la potencia militar de Estados Unidos para garantizar que no irá por detrás de nadie", advierte.

Por último, el texto aboga por profundizar la "influencia" de Estados Unidos en el mundo, en aras no sólo del interés nacional sino también del "beneficio de la humanidad".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin