Global

Muere en la prisión de Evin un hombre detenido durante las últimas manifestaciones en Irán

Un joven de 22 años detenido durante las manifestaciones de las últimas semanas contra la situación económica en Irán ha muerto en la prisión de Evin, ubicada en la capital del país, Teherán, según han informado fuentes oficiales.

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La parlamentaria Tayiba Siavashi ha indicado que Sina Ghanbari se habría suicidado en uno de los baños de la prisión, afirmando que ha sido informada del suceso por fuentes de seguridad, tal y como ha recogido la agencia iraní de noticias ILNA.

Poco después, el parlamentario Mahmud Sadeghi ha indicado en la red social Twitter que fuentes de seguridad le han confirmado el suceso.

Asimismo, el jefe de las prisiones de Teherán, Mustafá Muhibi, ha subrayado que Ghanbari se suicidó el sábado en la prisión, según la cadena de televisión kurda de noticias Rudaw.

Fuentes del servicio de prisiones han recalcado que las autoridades abrirán una investigación, según ha informado la agencia de noticias Mizan, vinculada al sistema judicial del país.

Sadeghi ha pedido al presidente, Hasán Rohani, y a otros altos cargos que eviten "un segundo incidente Kahrizak", en referencia a la muerte de detenidos a causa de las torturas en esta prisión tras las protestas de 2009 contra la reelección de Mahmud Ahmadineyad.

Las protestas comenzaron por la mala situación económica del país, a pesar de la prometida mejora con el acuerdo nuclear firmado en 2015 con las potencias mundiales, pero rápidamente adquirieron un matiz político, dejando hasta la fecha un balance de 21 muertos.

A una semana del inicio de las revueltas antigubernamentales, las autoridades desplegaron a la Guardia Revolucionaria --responsable de más de 50 muertos durante la crisis de 2009-- en tres provincias y desde entonces la contestación social de ha reducido.

Al mismo tiempo, manifestantes progubernamentales se han concentrado en varias ciudades estos días para amortiguar el impacto mediático de las protestas opositoras.

El líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, ha culpado de los disturbios a los "enemigos" de la República Islámica. Por su parte, el ministro de Inteligencia, Mahmud Alavi, prometió el sábado una "dura respuesta" contra "las fuerza antirrevolucionarias", según informó la agencia de noticias IRNA.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin