Global

Detenidas dos personas en Uganda en una protesta contra el impuesto al uso de redes sociales

Las autoridades de Uganda han detenido este lunes a dos personas que intentaron entrar en el Parlamento para protestar contra la aplicación de un impuesto diario de 200 chelines (cerca de cinco céntimos de euros) a aquellas personas que utilicen las redes sociales, que entró en vigor el domingo.

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

La medida implica que aquellas personas que usen plataformas como Facebook, WhatsApp, Viber o Skype tendrán que pagar este impuesto, mientras que aquellas que hagan transferencias de dinero por teléfono móvil tendrán que pagar un uno por ciento de la misma.

Según las informaciones recogidas por el diario local 'Daily Monitor', los dos hombres, identificados como David Musiri y Derrick Obedgui, han sido detenidos frente al edificio y trasladados a comisaría.

Los dos hombres habían señalado poco antes que no podían pagar el impuesto al no contar con ingresos y denunciaron que usan estas redes, especialmente WhastApp como medio de comunicarse con profesores y coordinadores de cursos a los que acuden.

La activista y académica Stella Nyanzi ha visitado a los detenidos en comisaría y ha sufrido un problema de salud que ha provocado que sea trasladada a un hospital. La Policía ha indicado que habría sufrido una subida de tensión.

Nyanzi, investigadora en la Universidad de Makerere, fue suspendida en 2016 por protestar semidesnuda para denunciar el tratamiento que supuestamente sufrió por la dirección del centro en una disputa sobre su contrato. Finalmente, fue readmitida en febrero de 2017.

Posteriormente fue imputada por sus críticas en Facebook al presidente y la primera dama del país, Yoweri y Janet Museveni, respectivamente.

El propio mandatario ha sido uno de los impulsores de la aplicación del citado impuesto argumentando que las redes sociales incitan a la gente a "chismorrear". El Gobierno ha recalcado que espera recaudar 284.000 millones de chelines (cerca de 64,3 millones de euros) con esta medida.

Las redes sociales han aumentado su importancia en el plano político en Uganda y las autoridades procedieron a cerrarlas durante las elecciones de 2016 para "impedir que se difundieran mentiras".

Museveni, uno de los mandatarios de África que más tiempo lleva en el cargo --desde 1986--, obtuvo un nuevo mandato de cinco años en 2016 en unas elecciones que la oposición consideró fraudulentas, extremo que él niega.

Los críticos acusan a Museveni de utilizar las fuerzas de seguridad y el poder judicial para reprimir a la oposición y aseguran que las autoridades del Gobierno no son castigadas por los casos de corrupción.

El encarcelamiento de líderes opositores forma parte de la rutina de las fuerzas de seguridad, que en muchas ocasiones han sido criticadas por su extrema dureza a la hora de reprimir las protestas y manifestaciones.

En una entrevista concedida en 2017 a la cadena de televisión qatarí Al Yazira, Museveni defendió que "Uganda es uno de los países más democráticos del mundo" y recordó que se ha impuesto en las últimas cinco elecciones.

Así, y tras ser preguntado sobre si cree que será recordado como un dictador, argumentó que "un dictador que es elegido cinco veces debe ser un dictador maravilloso". "Debe ser especial. Elegido cinco veces con una gran mayoría. Debe ser un dictador maravilloso", remachó.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin