Global

López Obrador buscará "en su momento" a Anaya y Meade para gobernar desde la "pluralidad"

Promete ejercer el cargo con "humildad" y para ello insiste en vender el avión presidencial

CIUDAD DE MÉXICO, 2 (EUROPA PRESS)

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ha anunciado este lunes que "en su momento" se reunirá con sus principales rivales en las urnas, Ricardo Anaya y José Antonio Meade, para propiciar la reconciliación de los mexicanos, como parte de su objetivo de gobernar desde la "pluralidad".

López Obrador ha considerado que la campaña electoral "fue un buen juego". "Afortunadamente no nos ofendimos o no nos ofendimos mucho", ha dicho en una entrevista concedida a Televisa, explicando que "esto ayuda a que podamos platicar" y asegurando que lo hará "en su momento" tanto con Anaya como con Meade. "Yo no tengo enemigos, no quiero tenerlos", ha subrayado.

También ha expresado su deseo de tener una buena relación con el Gobierno saliente de Enrique Peña Nieto para que la mudanza en Los Pinos sea tranquila. El actual mandatario ha pronunciado un mensaje dirigido a la nación en el que ha ofrecido su apoyo a López Obrador para que esta transición sea "ordenada y eficiente". Los contactos comenzarán el martes con una reunión entre ambos.

De esta forma, el jefe del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) pretende escapar del "pensamiento único" que en su opinión ha dominado la política mexicana durante las últimas décadas. "Eso tiene que ver con las dictaduras, con los sistemas políticos autoritarios. Nosotros queremos pluralidad, que podamos disentir", ha resaltado.

El líder izquierdista ha anunciado además a los siete integrantes de su equipo de transición y ha confirmado que los miembros de su Gobierno serán los que ya dio a conocer durante la campaña electoral, aunque ha dejado la puerta abierta a hacer cambios en un futuro si lo cree necesario.

Destaca Olga María del Carmen Sánchez, que se convertirá en la primera ministra de Interior de México con el cometido prioritario de fusionar los cuerpos de Policía, el Ejército y la Marina para crear una súper Guardia Nacional capaz de contener la violencia.

A este respecto, López Obrador ha ratificado igualmente su promesa electoral de conceder una amnistía a delincuentes, aunque ha precisado que antes hablará con las víctimas y sus familias, así como con expertos en Derechos Humanos.

Además, Carlos Manuel Urzúa se encargará del Ministerio de Hacienda y Crédito Público; Graciela Márquez, de Economía; Norma Rocío Nahle, de Energía; Miguel Torruco, de Turismo; y Héctor Vasconcelos, de Relaciones Exteriores.

Ha confirmado igualmente que ni su mujer ni sus hijos estarán en el Gobierno. "No va a haber nepotismo", ha recalcado. Interrogado sobre el papel de su esposa, ha indicado que "no va a hacer de primera dama". "Ella me va a ayudar, como siempre me ha ayudado en asesoría, en lo más personal, en lo más íntimo", ha explicado.UN PRESIDENTE "HUMILDE"

López Obrador ha prometido cumplir su "responsabilidad histórica" con "humildad". "El poder solo tiene sentido cuando se pone al servicio de los demás", ha sostenido. "A pesar de que tengamos mayoría en el Congreso, no vamos a llevar a cabo ninguna acción contraria al interés general", ha asegurado.

Huirá también de "la parafernalia del poder" y en este sentido ha insistido en que venderá el avión presidencial, valorado en 7.500 millones de pesos (320 millones de euros), los helicópteros del Gobierno federal serán transformados en ambulancias y los servidores públicos tendrán prohibido trasladarse en aviones o helicópteros privados.

El presidente electo se ha mostrado consciente de que su 'hoja de ruta' requerirá sacrificios porque prevé destinar importantes recursos a políticas sociales. Ha aclarado que va a ser "muy riguroso" con el gasto público: "Nos vamos a apretar el cinturón. Estoy dispuesto a dar hasta la camisa para que podamos impulsar el desarrollo".

De acuerdo con datos preliminares del Instituto Nacional Electoral (INE), López Obrador ha ganado con el 53,5 por ciento de los votos, mientras que Anaya, del Partido Acción Nacional (PAN), y Meade, del hasta ahora gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), han conseguido un 22,95 y un 15,07 por ciento de las papeletas.

Los sondeos sobre intención de voto pronosticaban desde hacía casi un año una holgada victoria de López Obrador. El próximo 1 de diciembre, cuando dé el relevo a Peña Nieto en Los Pinos, se convertirá en el primer presidente de izquierda que tiene México desde hace décadas.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin