Global

Buhari acusa a "políticos disgustados" de parte de la violencia que sacude Nigeria

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, ha acusado este viernes a "políticos disgustados" de parte de la violencia que sacude el país, sin dar más detalles ni aclarar a qué episodios de violencia se refiere concretamente.

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

Durante un acto celebrado en el estado de Borno, el mandatario ha resaltado que "hay bolsas de violencia en muchos estados, algunas instigadas de forma deliberadas por políticos disgustados que han perdido todas las discusiones y están desesperados por causar el caos como manera de lograr relevancia".

"Debemos acabar con ellos y castigarles según contempla la ley", ha agregado, según la transcripción de su discurso, publicada en la red social Twitter por su asesor, Bashir Ahmad.

Nigeria se ha visto sacudido en los últimos meses por enfrentamientos intercomunitarios que han dejado centenares de muertos, así como a varios atentados por parte del grupo yihadista Estado Islámico.

El conflicto intercomunitario se ha agravado este año, pero lleva décadas activo en esta región conocida como Cinturón Medio (Middle Belt), donde conviven etnias y religiones distintas. El contencioso se ha cobrado ya más muertes que las ocasionadas por Boko Haram.

La inseguridad se ha convertido ya en uno de los asuntos principales de la campaña para las elecciones presidenciales de febrero del año que viene, en las que Buhari aspira a la reelección.

El control de las tierras fértiles está en el origen de este conflicto, que ha derivado en una espiral de violencia y represalias con cientos de muertos este año.

El propio Buhari achacó en enero los últimos enfrentamientos entre pastores y agricultores a la disputa por la tierra al aumento de la población en el país.

"Cuando Nigeria logró la independencia, la población del país estaba estimada en 63 millones de personas. La población hoy es de cerca de 200 millones, mientras que la tierra ni ha aumentado ni aumentará", sostuvo.

Nigeria cuenta con amplios pastizales en el norte del país, si bien la desertificación y los ataques de la secta islamista Boko Haram han empujado a muchos pastores hacia el sur, entrando en conflicto con los agricultores de la zona.

Los pastores fulani, mayoritariamente musulmanes, y los agricultores, fundamentalmente cristianos, han protagonizado enfrentamientos durante décadas en torno a los territorios y los recursos, especialmente en el centro del país.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin