Buscar

Gobierno de Nicaragua acusa a protestas opositoras de "terrorismo"

AFP
10/07/2018 - 3:48

El canciller nicaragüense Denis Moncada acusó este lunes a la oposición que protesta desde hace casi tres meses contra el presidente Daniel Ortega de cometer "actos de terrorismo", y aseguró que el gobierno cumplirá con su deber de restaurar la paz.

"El Estado de Nicaragua (..) hará uso de su deber constitucional, su obligación institucional para mantener el orden, la seguridad y la paz", declaró el canciller al boletín electrónico progubernamental "Informe Pastran".

Moncada dijo que las manifestaciones opositoras "son actos de terrorismo que se cometen contra nicaragüenses", como "secuestros, extorsiones, vejámenes, asesinatos".

Según el canciller, los opositores buscan romper el orden constitucional para cambiar al gobierno y agregó, sin ampliar detalles, que "incluso se han hecho amenazas de muerte contra el presidente".

Moncada reiteró además que el gobierno no tiene intenciones de adelantar las elecciones del 2021 al 2019 como lo ha propuesto la Iglesia en el diálogo que media como salida a la grave crisis que vive el país, con más de 250 muertos en casi tres meses de protestas opositoras.

"Aquí se ha manipulado con que se van a adelantar las elecciones y el gobierno nunca ha dicho eso", subrayó Moncada, en consonancia con la posición de Ortega, quien el sábado descartó anticipar los comicios.

No obstante, el canciller dijo que están dispuestos a "escuchar todos los planteamientos, incluso los temas de la democratización que le interesan a la oposición".

Moncada habló tras suspenderse una reunión de la Comisión de Verificación y Seguridad creada en el diálogo entre el gobierno y la oposición.

Sus declaraciones se producen tras los violentos operativos que los antimotines y paramilitares realizaron el domingo en las ciudades de Diriamba y Jinotepe, al suroeste del país, para desalojar a los manifestantes de vías, con un saldo de al menos 14 muertos.

Este lunes, jerarcas católicos -entre ellos el cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio Stanislaw Waldemar- fueron agredidos por paramilitares y seguidores del gobierno cuando irrumpieron de manera violenta en una iglesia de Diriamba.

En una declaración, el gobierno calificó de "violencia terrorista" las protestas, pero no se refirió a la agresión contra los obispos.

Grupos de derechos humanos responsabilizan principalmente al gobierno de la represión y violencia desatada en el país, sobre todo por el uso de paramilitares.

bm/mis/dga