Buscar

Michael golpea Florida como uno de los mayores huracanes en la historia de EEUU

11/10/2018 - 9:46
  • Con vientos sostenidos de 249 kilómetros por hora

El huracán Michael, la tormenta más fuerte que ha azotado a Florida en un cuarto de siglo y la tercera más poderosa en llegar a EEUU continental, irrumpió el miércoles en la costa del golfo del estado con fuertes vientos, lluvias y olas imponentes.

Michael, cuya virulencia sorprendió a muchos, tocó tierra en la tarde cerca de Mexico Beach, a unos 32 kilómetros al sureste de Panama City en la región de Florida conocida como Panhandle, con vientos sostenidos de 249 kilómetros por hora.

La tormenta se posó como un huracán de categoría 4 en la escala de viento de cinco escalones de Saffir-Simpson. Sus vientos sostenidos estaban a solo 3,2 kilómetros por hora de la extremadamente rara categoría 5.

Como estaba previsto, la tormenta fue degradada horas más tarde a una todavía imponente categoría 3, con vientos máximos sostenidos de 205 kph y ráfagas más altas a medida que avanzaba tierra adentro hacia la frontera entre Alabama y Georgia.

Sin confirmación de víctimas

El gobernador de Florida, Rick Scott, aseguró que hasta que anocheció, unos cinco horas después de que llegó a tierra, no había confirmaciones de fallecidos debido a la tormenta.

Michael causó una importante interrupción en la producción de petróleo y gas de la parte estadounidense del Golfo de México, y se pronosticaba que podía provocar crecidas de hasta 4,3 metros sobre el nivel del mar en algunas áreas, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

"Dios mío, da miedo. No esperaba todo esto", dijo Bill Manning, de 63 años, un empleado de una tienda de comestibles que dejó su pequeña casa rodante en Panama City, en Florida, para mudarse a un hotel donde ya no había electricidad. "No sé si quedará mucho de Panama City".

Un par de horas después de que Michael tocó tierra, se registraban inundaciones de más de 2,3 metros cerca de Apalachicola, dijo Ken Graham, director del CNH. La Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) afirmó el martes que a unos 500.000 residentes de Florida se les había ordenado o instado a buscar un terreno más alto antes de la llegada de Michael, en 20 condados que abarcan un tramo de costa de 320 kilómetros.

Pero Brad Kieserman de la Cruz Roja estadounidense afirmó el miércoles que hasta unas 320.000 personas de la costa dude Florida del Golfo de México habían ignorado lo llamamientos de evacuación obligatorios o voluntarios.

Unos 6.000 evacuados ingresaron a refugios de emergencia, la mayoría de ellos en Florida, y se espera que la cifra aumente a 20.000 en cinco estados para el fin de semana, según Kieserman.

Un cartel de McDonald's, destrozado tras el paso del huracán. Foto: Reuters

Incluso antes de que entrara a tierra, ya había arrancado árboles y causado inundaciones en la ciudad de Port St. Joe. "Se siente como si no supieras cuándo va a caer sobre ti el próximo árbol porque es muy feroz", dijo el alcalde de Port St. Joe, Bo Patterson. "Es muy aterrador. Tenemos árboles arrancados de raíz y mucha, mucha lluvia".

Patterson informó que unas 2.500 personas de la localidad de 3.500 aún estaban ahí, incluyendo a unas 100 en los alrededores de la playa que no cumplieron con la orden de evacuación obligatoria. Los dos puentes que conectan a Port St. Joe estaban cerrados y ya nadie puede salir. "Esto ocurrió muy rápido, no estábamos bien preparados", agregó.

Michael pasó de tormenta tropical a un huracán de categoría 4 en aproximadamente 40 horas. "Las imágenes satelitales de la evolución de Michael el martes por la noche fueron, en una palabra, asombrosas", escribió Bob Henson, un meteorólogo del sitio Weather Underground.

Con una presión barométrica mínima registrada en 919 milibares, una medida de la fortaleza del huracán, Michael se mantuvo como la tormenta más poderosa que jamás haya golpeado la zona del Panhandle en Florida y la más intensa en cualquier parte del estado desde el Huracán Andrew en 1992.

Michael también se posicionó como el tercero más poderoso desde que hay registros que toca tierra en Estados Unidos continental, tras el Huracán Camille en la costa del Golfo de Misisipi en 1969 y el denominado Huracán del Día del Trabajo en 1935 en los Cayos de Florida.

El presidente Donald Trump declaró estado de emergencia para todo el estado de Florida y liberó ayuda federal para complementar las respuestas estatales y locales ante desastres.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.