Buscar

Dos cazas F-16 ayudan a aterrizar de emergencia a un avión de Air Astana cerca de Lisboa

12/11/2018 - 12:08
  • El avión comercial viajaba sólo con dos pilotos y cuatro técnicos
  • Fue escoltado por dos cazas hasta un aeropuerto no comercial para minimizar riesgos
Aviones de la compañia. Foto: Air Astana

Dos cazas F-16 del ejército del aire portugués ayudaron a tomar tierra en un aterrizaje de emergencia a un avión de pasajeros de la compañía Air Astana. El avión comercial perdió parte de los sistemas de aterrizaje durante una tormenta de viento y aire al comenzar las labores de aproximación al aeropuerto Humberto Delgado de Lisboa.

El domingo, alrededor de las 15.00 horas de España, la torre de control del aeropuerto portugués recibió la petición de auxilio de un avión de Air Astana, compañía de Kazajistán, que se aproximaba a las pistas del Humberto Delgado sin conseguir aterrizar. Según las informaciones oficiales de la NAV (Navegación Aérea de Portugal), los sistemas de aterrizaje habían dejado de funcionar.

El aparato de Air Astana, un avión Embraer con capacidad para 120 pasajeros aunque en el momento del fallo solo viajaban dos pilotos y cuatro técnicos, había despegado apenas una hora antes, sobre las 14.00 horas española, del aeropuerto de Alberca (Portugal), lugar en el que había hecho algunas comprobaciones y tareas de mantenimiento, según informa el Correio da Manha y recoge El País. desde la compañía indican que el objetivo del avión era regresar a su país de origen pero antes debía aterrizar en Lisboa para comprobar las reparaciones efectuadas.

Tras cerca de una hora tratando de aterrizar, las autoridades decidieron desviar el aparato hacia el aeropuerto de Beja, a 200 kilómetros de la capital lusa, que no se emplea regularmente para vuelos comerciales, escoltado por dos cazas F-16 de la Fuerza Aérea Portuguesa. También se valoró un amerizaje pero finalmente se descartó por motivos que no han trascendido.

Durante el vuelo hacía Beja, el avión de la compañía Air Astana aligeró peso, deshaciéndose de parte del combustible para reducir el riesgo de incendio al realizar la maniobra de aterrizaje de emergencia. Se activó a varias dotaciones de bomberos del parque de Beja. La maniobra resultó compleja. El avión kazajo hubo de realizar hasta tres intentos, y solo después de haber recuperado algunas funcionalidades del instrumental de aterrizaje logró tomar tierra. Finalmente no fue necesaria la intervención de los bomberos y la tripulación no sufrió ningún daño.

Contenido patrocinado

Otras noticias