Buscar

Miles de japoneses despiden al emperador Akihito en su último cumpleaños antes de abdicar

23/12/2018 - 16:45
  • Cumple 85 años dejará el Trono del Crisantemo el próximo 30 de abril
El emperador de Japón, Akihito, saluda en la celebración de su 85º cumpleaños

El emperador de Japón, Akihito, ha celebrado este domingo en Tokio su 85 cumpleaños en compañía de decenas de miles de súbditos, en el último aniversario que celebrará como ocupante del Trono del Crisantemo antes de abdicar del cargo el año próximo, después de tres décadas de reinado.

Akihito, el 125 emperador de Japón, llegó al trono en 1989 tras la muerte de su padre, Hirohito, para asumir un puesto ceremonial como símbolo de unidad del pueblo nipón, según marcó en 1947 la Constitución de posguerra.

A pesar de ciertos obstáculos legales, dejará el trono en manos de su hijo mayor, Naruhito, el 30 de abril de 2019, en una decisión que ha contado con el respaldo de una amplia mayoría del pueblo japónes - un 89%, según una encuesta de Nikkei publicada en agosto de 2016 - , quien ha exigido un cambio de ley para permitir descanso al anciano, cuya figura goza de una popularidad incontestable.

Más de 80.000 japoneses se han acercado al Palacio Imperial para presentar sus respetos al viejo emperador, quien ha salido al balcón acompañado de su esposa, la emperatriz Michiko y Naruhito y su esposa y próxima emperatriz, Masako.

"Siempre he creído que es importante no olvidar que se perdieron innumerables vidas en la Segunda Guerra Mundial y que la paz y la prosperidad del Japón de posguerra se basaron en los numerosos sacrificios e incansables los esfuerzos realizados por el pueblo japonés, y para transmitir esta historia con precisión a los nacidos después de la guerra", ha declarado el emperador en rueda de prensa.

Recuerdo para los supervivientes de catástrofes y su mujer

El emperador también ha dedicado unas palabras a los supervivientes de las numerosas catástrofes naturales de las que ha sido testigo durante su reinado, así como a las familias de las víctimas.

"Por un lado, la tristeza me quita las palabras de la boca cada vez que pienso en tragedias... el terremoto de Hanshin en el 95, el del este de Japón hace siete años... pero también me ha animado comprobar que, ante tales dificultades, el espíritu de voluntariado está creciendo entre la gente, así como la conciencia para responder ante estos desastres", ha explicado en declaraciones recogidas por la cadena pública NHK.

Por último, el emperador dedicó unas palabras a su mujer. "Quien se atrevió a recorrer conmigo este camino y que, durante 60 años [ambos celebrarán su aniversario el año próximo] no ha hecho más que prestar un servicio con devoción, tanto al pueblo de Japón como a la Familia Imperial".


Comentarios 0