Buscar

Los serbios desafían al gobierno en las calles

AFP
11/01/2019 - 16:03

Cada sábado, miles de serbios se manifiestan en Belgrado contra lo que consideran "una dictadura" del presidente Aleksandar Vucic, al frente de este país que aspira a entrar en la UE.

Por sexta semana consecutiva, el sábado volverán a abuchear al presidente, a quien consideran autocrático, y reclamarán un Estado de derecho y pluralismo en los medios de comunicación.

El presidente de Serbia fue elegido en primera vuelta en 2017 tras haber sido primer ministro.

Todo comenzó con la agresión a finales de noviembre del dirigente de izquierdas Borko Stefanovic.

Nada presagiaba que esta agresión fuese a sacudir el mundo de la política, en el que, según una de las organizadoras de las manifestaciones Jelena Anasonovic, la "violencia física y verbal" es "la norma".

La primera manifestación fue todo un éxito. Se celebró el 8 de diciembre y contó con el apoyo de la Alianza para Serbia, una coalición de diez partidos que van de la extrema derecha a la izquierda.

Miles de personas desfilaron por las calles en calma detrás de una pancarta en la que se leía "Stop a las camisas ensangrentadas", en referencia a la prenda enarbolada por Borko Stefanovic después de la agresión.

- "Romper el bloqueo" -

Más allá de la ira, la única demanda concreta de los manifestantes es la renuncia de la directiva de la cadena pública nacional, la RTS.

El actor Branislav Trifunovic, de 40 años y uno de los estandartes de la protesta, pide "al menos cinco minutos de televisión diarios" para "romper el bloqueo mediático".

La primera marcha "tomó a muchos por sorpresa, incluso entre los dirigentes" de la oposición, reconoce el exalcalde centrista de Belgrado Dragan Djilas.

Por ahora Aleksandar Vucic, un halcón ultranacionalista convertido en conservador liberal proeuropeo, no parece preocupado. Advierte incluso que "cinco millones" de manifestantes no le harán tambalearse.

Los manifestantes recibieron un golpe de suerte inesperado: una periodista de una televisión privada progubernamental fue grabada en una plaza desierta mientras explicaba que la protesta reunió "a muy poca gente", que llamó "al linchamiento, a la violación, a la violencia, al golpe de Estado".

El vídeo se hizo viral, lo que contribuyó a mantener la movilización a pesar de las fiestas navideñas, de la nieve y del frío. "Gracias Bárbara" (ndlr: nombre de la periodista), ironiza Twitter.

Los manifestantes tampoco confían en la oposición.

Milos Banjanin, un economista y manifestante de 27 años, asegura que aunque Vucic "es ya insoportable", la oposición no ofrece "una alternativa viable".

"Cuando la oposición haya hecho algo" por combatir el poder, "obtendrá el derecho de hablar. Por el momento puede desfilar con nosotros y callarse", resume Trifunovic. De hecho los partidos intentan pasar desapercibidos.

Jelena Anasonovic cree sin embargo que "las manifestaciones ciudadanas no bastan".

- Ni mejor ni peor -

Dragan Djilas asegura "trabajar en un plan", pero "no quiere revelarlo".

El conservador Vuk Jeremic cree que lo importante es llegar a un número "crítico de manifestantes" y reclamar un gobierno de transición que organice este año elecciones.

"En un momento dado habrá que articular todo esto políticamente...", comenta el analista político independiente Boban Stojanovic.

¿En qué pueden ponerse de acuerdo el soberanista de extrema derecha Bosko Obradovic, el conservador Jeremic, el centrista Djilas, el izquierdista Stefanovic? Por el momento no han hecho propuestas comunes.

Según la prensa local, Vucic podría aprovechar la llegada el próximo jueves del presidente ruso Vladimir Putin para replicar con una demostración de fuerza de sus partidarios. Dio a entender que podría convocar elecciones legislativas anticipadas, en las que partiría como favorito.

En un vídeo que fue visto más de 250.000 veces en Youtube, un serbio resume lo que piensan muchos: "No tenemos a nadie mejor (que Vucic), no encontraremos peor".

mat-ks-ng/plh/erl/eg


Contenido patrocinado

Otras noticias