Buscar

El general israelí que desafía a Netanyahu pasó su primera prueba (Actualización)

AFP
30/01/2019 - 20:45

Intransigencia en materia de seguridad en Israel, rectitud en política: el general Benny Gantz, serio rival de Benjamin Netanyahu en las legislativas del 9 de abril, lanzó su campaña el martes. ¿Está más amenazado ahora el largo reino del Primer ministro saliente?

¿QUÉ OCURRIÓ EL MARTES?

Gantz, personalidad eminente en su calidad de ex jefe de Estado mayor, salió a la palestra. Israel se interrogaba sobre sus ambiciones, su proyecto, sus alianzas. Afirmó que quiere dirigir el país y anunció la fusión de su lista con la de otro ex jefe militar de los ejércitos, reputado por situarse muy a la derecha, Moshe Yaalon. Expuso sus opiniones sobre las amenazas en materia de seguridad, la vida cara, la necesidad de reconciliar a los israelíes divididos y terminar con la corrupción en política.

Atacó duramente pero de manera indirecta a Netanyahu, en un discurso de congregación y patriótico que lo coloca a la derecha del centro.

"La única cosa que no prometió es hacer bajar las temperaturas entre julio y agosto", señaló con ironía el diario Maariv.

¿CUÁL ES EL CONTEXTO?

Antes del martes por la noche, las encuestas izaban a Gantz al nivel de segunda personalidad la más capacitada para ejercer las funciones de jefe de gobierno.

En funciones desde hace una década, Netanyahu sigue siendo, según los analistas, el mejor situado para formar un gobierno. Pero planea la sombra de varios casos de presunta corrupción. El anuncio posible, previsto por la prensa para febrero, de una convocatoria previa a su imputación, podría costar escaños al Likud, su partido de derecha, y cuestionar la capacidad de Netanyahu para formar una mayoría.

Los israelíes eligen a sus diputados, pero no a su Primer ministro, escogido por el presidente según los resultados.

¿QUÉ DICE GANTZ?

Sobre sus ambiciones, pide la "confianza para dirigir el Estado de Israel".

Sobre la gobernanza, afirma que Israel está gobernado como la "casa real francesa" bajo Luis XIV, quien habría dicho "el Estado, soy yo". "Ningún dirigente israelí no es rey. El Estado no soy yo", dijo Gantz.

Sobre una posible inculpación de Netanyahu, señaló que "la idea de un Primer ministro en funciones siendo al mismo tiempo inculpado es a mi parecer ridícula". La ambigüedad de la declaración llamó la atención, como si dejara la puerta abierta a una participación de Gantz en un gobierno Netanyahu después del 9 de abril si este no está todavía inculpado.

Sobre los grandes asuntos diplomáticos, afirmó que "el gobierno hará todo lo posible por la paz". Pero, en Oriente Medio, "no hay piedad para los débiles. Solo los fuertes sobreviven", agregó.

Sobre Irán, el gran enemigo de Israel, se dirigió al presidente Hasan Rohani: "Actuaré contra usted en la escena internacional, en el terreno económico y en el militar. Y si usted no comprende el mensaje transmitido en palabras, lo comprenderá por la fuerza de los golpes dolorosos y precisos".

Sobre el conflicto con los palestinos dijo que Israel conservará en todo caso la responsabilidad de la seguridad al este del Jordán, incluso la Cisjordania ocupada. Los grandes bloques de colonias existentes serán "reforzados". Todo Jerusalén, incluso la parte oriental anexada y ocupada, "seguirá siendo hasta siempre la capital" de Israel.

Sobre la meseta del Golán, ocupada y anexada, dijo que "nosotros no nos retiraremos nunca".

¿CUÁLES SON LAS REACCIONES?

El exparacaidista "pasó con éxito su primer verdadero bautismo de fuego político", escriben los diarios Maariv y Yediot Aharanot.

El Haaretz resume el mensaje: "Vote por mi, (que soy) más malvado que Bibi (apodo de Netanyahu), pero limpio".

En un periodo de intensa polarización en Israel, Gantz trató con éxito de "diferenciarse" y proyectar una imagen "positiva", considera Gideon Rahat, profesor de ciencias políticas. También buscó no dar oportunidad a las acusaciones de ser un "izquierdista" disimulado, agregó.

Sin éxito: Gantz es un "miembro de la izquierda", reaccionó el Likud en un comunicado. "La estratagema ya trasnochada de poner a un general en lo alto de una lista para tumbar a un gobierno de derecha no será exitosa esta vez", agregó el partido de Netanyahu.

¿ES AHORA MÁS QUE NUNCA EL RIVAL?

Gideon Rahat espera que el partido de Gantz quite votos al partido centrista Yesh Atid, o a los laboristas. Pero el asunto principal es "saber si recibirá el apoyo de un parte del Likud o de la derecha" molesta por los problemas judiciales de Netanyahu.

Una encuesta publicada después del discurso por el sitio de información Walla sugiere que Gantz realizó una parte del camino. Su partido podría ganar 19 de los 120 escaños del parlamento, en vez de 12 a 15 calculados por anteriores encuestas. El Likud sacaría 29 (tiene 30 en el actual Knesset).

lal/gk/eg/jz