Buscar

Las españolas se hacen hueco en el masculino mundo de los cortadores de jamón (Enfoque)

AFP
3/02/2019 - 9:52

En España, el oficio de cortar jamón es todo un arte, que puede reportar miles de euro por pieza. Un arte mayoritariamente masculino, en el que las mujeres empiezan a hacerse hueco.

Si en los supermercados españoles son muchas las mujeres que con destreza manejan el cuchillo para cortar el preciado ibérico --una pieza a la exportación puede costar hasta 3.000 euros en China--, en las altas esferas son sin embargo poco numerosas.

Precisamente el pasado domingo, Puri Garabaya, de 31 años, se convirtió en la primera cortadora en participar en la prestigiosa final del campeonato nacional de cortadores de jamón, en la localidad andaluza de Jabugo. El vencedor fue Aníbal Falcón.

"Es un orgullo grandísimo para todas las mujeres que me vean a mí y decir: 'mira, nosotras también podemos llegar allí', contaba Garabaya a la AFP antes de la final.

- 3.500 euros por cortar jamón -

"Para que un cortador de jamón se convierta en maestro tiene que convertir el corte en sensaciones", en una experiencia cargada de "armonía y emociones", explica Florencio Sanchidrián, quien demostró su arte cortando jamón para los actores Robert de Niro y Al Pacino, el papa Juan Pablo II, el rey de España o el expresidente estadounidense Barack Obama.

Unos encargos que le han reportado 3.500 euros, o incluso más, asegura.

"Somos un poco como estrellas de rock", bromea Raquel Acosta, que junto con Puri Garabaya es una de las pioneras en el masculino mundo de los concursos de cortadores.

Originaria de Burgos, esta mujer de 27 años debutó en una tienda de jamones de Salamanca.

Aunque por entonces, "no conocía ninguna mujer que hubiera participado en un concurso de cortadores de jamón", asegura. Ni siquiera se empleaba el término de 'cortadora', y tanto es así que "si lo buscabas en Google, te aparecía una máquina de corte de jamón, no una persona física".

Raquel Acosta ha viajado este año a Berlín, París, Marsella y Londres para promover el jamón ibérico, una oportunidad "inimaginable" hasta hace poco. No obstante, asegura que hoy en día, las mujeres dedicadas solo a este oficio pueden contarse con los dedos de la mano.

- Nueva imagen -

Manuel Pradas, asesor de cortadores en Barcelona y conocedor del sector desde hace 50 años, reconoce que "a la mujer le ha costado más entrar" en este mundo.

Según explica, tradicionalmente "se cortaba el jamón de una manera muy rudimentaria, muy antigua", si bien en los años 2000 empezó a emerger una nueva imagen del cortador, que "ha estudiado muy bien todas las formas de cortar el jamón" y de presentarlo.

Una imagen renovada que ha abierto espacio a las mujeres, quienes por su parte dicen ser capaces de cortar el preciado producto con más "delicadeza" que sus colegas masculinos.

Las redes sociales han contribuido también a mejorar la visibilidad de las cortadoras, según Miriam López, fundadora del blog especializado Jamon Lovers. Con 11.000 abonados en su cuenta de Instagram y su proyecto inicial de montar un equipo de mujeres, Raquel Acosta es "la más reconocida", apunta.

"Tenía como ejemplo a mi compañera Raquel", abunda Luz María Zamorano, de 35 años, con tres años de experiencia y 2.000 jamones cortados en su haber. "Es cierto que es un mundo de hombres, pero quise pensar que podía ser posible un aporte femenino en esta profesión", añade.

Un toque, no exento de estereotipos, por el que parecen apostar los productores de jamón y también hoteles y cadenas de televisión.

Y es que las cortadoras aportan "frescura" y una "estética nueva" al gremio, estima Manuel Pradas, que gestiona en Barcelona un equipo de 25 cortadores, siete de ellos mujeres.

clw/mg/avl/es