Buscar

Senado de EEUU aprueba ampliación de parques naturales y áreas protegidas

AFP
13/02/2019 - 3:03

El Senado de Estados Unidos aprobó el martes una histórica expansión de parques protegidos, el primer gran triunfo de los ecologistas en dos años de repetidos reveses ante el gobierno de Donald Trump.

El Senado aprobó por 98 votos contra 2 la Ley de Administración de Recursos Naturales, que otorga nueva protección contra la minería y la invasión de más de 810.000 hectáreas de tierra, amplía ocho parques nacionales naturales, monumentos históricos y agrega nuevos monumentos nacionales y áreas de patrimonio natural.

Los hábitat del mundo silvestre, desde el salmón hasta el borrego cimarrón, obtuvieron nueva protección y se hizo permanente un importante fondo de conservación, después de que el gobierno de Trump lo había dejado sin recursos el año pasado.

"Las tierras públicas están entre los grandes tesoros de la nación, y estamos complacidos al ver que hay un fuerte bipartidismo que apoya la protección de esos importantes espacios al aire libre que se pueden disfrutar y ser explorados por generaciones", dijo Michael Brune, director ejecutivo del Sierra Club.

Theresa Pierno, presidenta de la Asociación de Conservación de Parques Naturales, dijo que "la acción del Senado, el día de hoy, incluye la protección a dos millones de acres (810.000 hectáreas) de parques nacionales y otras tierras públicas, y es una prueba más de que estos asuntos pueden, y deberían, ser bipartidistas".

El proyecto de ley quita importantes derechos a la minería de áreas cercanas al Parque Nacional de Yellowstone, en Wyoming.

En California, expande los parques nacionales de Joshua Tree y Death Valley, con el objetivo de construir caminos para la vida silvestre y la protección de reservas protegidas.

También fue autorizada una mayor protección para varios sitios de los pueblos originarios estadounidenses.

Además, se abrieron más terrenos federales para la caza y la pesca.

El paquete de leyes ahora tiene que ser aprobado por la Cámara de Representantes.

Este es el primer éxito para los ambientalistas desde que el presidente Donald Trump llegó a la Casa Blanca en enero de 2017 y empezó a desmantelar tierras públicas que habían sido declaradas como santuarios por gobiernos anteriores.

Trump ha decidido abrir el Refugio Nacional del Ártico para la Vida Silvestre a la explotación petrolera, ha reducido dos monumentos nacionales en Utah para apaciguar a los grupos mineros, ha aminorado la legislación de protección para las cuencas hídricas y ha buscado aumentar las tarifas para visitar los parques nacionales, lo que podría haber afectado a las familias pobres.

Hace un año, casi todos los miembros del Consejo Directivo del Sistema de Parques Nacionales renunciaron en protesta contra el entonces secretario Ryan Zinke, acusándolo de descuidar los parques nacionales.

pmh/oh/lp/dg