Global

España se suma al proyecto de caza europeo de Francia y Alemania

España se sumó este jueves al proyecto de avión de combate de nueva generación impulsado por Francia y Alemania y destinado a reemplazar al Eurofighter y al Rafale, con la firma de una carta de intención en los márgenes de una reunión de la OTAN.

"Este gobierno ha hecho una apuesta siempre por Europa (...) La firma de hoy va en esa línea", aseguró en rueda de prensa la ministra española de Defensa, Margarita Robles, tras la firma en Bruselas con sus pares francesa Florence Parly y alemana Ursula von der Leyen.

El proyecto franco-alemán lanzado en julio, conocido como Sistema de Armas de Nueva Generación (NGWS en inglés y SCAF en francés), incluye un avión de nueva generación, drones y misiles crucero.

Este es un "proyecto importante para la Europa de la defensa junto al futuro tanque", aseguró la ministra francesa, que recordó, en declaraciones a la AFP, que el sistema debería estar operativo "hacia 2040".

El nuevo avión está llamado a reemplazar en 2040 al Eurofighter, ensamblado en Alemania, Reino Unido, España e Italia, y al Rafale francés. Competirá con el F-35 estadounidense o su sucesor.

Robles había enviado cartas a sus homólogas mostrando el interés de España en unirse a la fabricación de este caza-bombardero, informó en diciembre el ministerio, estimando en 25 millones de euros el costo para participar en el programa en los próximos dos años.

La cuestión ahora es "determinar el papel de España" en este programa, aseguró Parly, precisando que es demasiado pronto para determinar el coste ya que todavía se encuentra "en la fase de estudio".

"No quiero prejuzgar la decisión de España" de equipar a sus fuerzas armadas con este caza, agregó la ministra francesa, si bien dejó entrever que debería seguir la misma decisión que Francia y Alemania si invierte en él.

Alemania rechazó adquirir el F-35 estadounidense para renovar su flota de aviones de combate con tal de "proteger la industria de la aviación europea", indicó una fuente conocedora del caso.

El programa franco-alemán compite con otro proyecto, el británico Tempest, apoyado por Holanda e Italia, pero Madrid estima que ese programa y el NGWS terminarán por fusionarse "dada la ingente inversión que requiere su desarrollo", según el gobierno español.

csg-tjc/mb

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin