Buscar

Activistas que ocupan embajada de Venezuela en EEUU aguardan entrada de la policía

AFP
14/05/2019 - 22:39

Los últimos activistas estadounidenses que quedan en la embajada de Venezuela en Washington esperan este martes la entrada de la policía, mientras los representantes del líder opositor venezolano Juan Guaidó advierten que "todo el peso de la ley va a recaer sobre ellos".

Desde hace 34 días, un grupo de estadounidenses que creó el Colectivo para la Protección de la Embajada (Embassy Protection Collective) vive en la sede, con la anuencia del gobierno de Nicolás Maduro.

El propósito de los activistas, que denuncian la existencia de un plan de golpe de Estado contra Maduro, es impedir la entrada de los delegados de Guaidó y custodiar el recinto tras la salida de los últimos diplomáticos venezolanos el 24 de abril.

Francisco Márquez, asesor político de la delegación de Guaidó en Estados Unidos, advirtió que los activistas cometieron un "delito federal" y que "todo el peso de la ley va a recaer sobre ellos".

El asesor explicó que el lunes se hizo "una notificación de ocupación ilegal que lleva más de un mes", pero al ser interrogado sobre cuándo serán desalojados respondió que se va a esperar "un tiempo prudencial". "No sabemos exactamente cuánto va a ser", admitió.

Tres activistas abandonaron el lunes la sede ante la notificación y cuatro se negaron a salir, pese a que las autoridades les ofrecieron no presentar cargos si lo hacían voluntariamente.

Desde hace semanas, la pugna que enfrenta Venezuela entre el gobierno de Maduro, reconocido por la ONU y apoyado por Rusia y China, y Guaidó, respaldado por Estados Unidos y más de 50 países, también se trasladó a la sede diplomática en Washington.

"Todavía estamos acá, hoy es otro día en el que Guaidó no es presidente y Maduro sí. No me importa que me arresten", dijo por la ventana en la mañana Kevin Zeese, codirector de la organización Resistencia Popular, envuelto en una manta.

Carlos Vecchio, representante de Guaidó en Washington, afirmó la semana pasada que desde el 1 de mayo dio su consentimiento a las autoridades estadounidenses para "recuperar" la embajada.

Dentro de la sede permanecen, además de Zeese, la otra codirectora de Resistencia Popular, Margaret Flowers, y otros dos activistas.

- "Me quedé sin vacaciones" -

Frente a la sede diplomática, unos 10 venezolanos pasaron la noche en sillas de playa, turnándose para descansar en sus coches, para no perderse el momento en que ingrese la policía. Cada vez que los activistas salían por las ventanas a gritar consignas, los venezolanos respondían diciendo "tic-tac", "tic-tac".

"Tengo 13 días aquí y siento que es un deber patrio recuperar nuestra embajada", contó a la AFP Oneida Caldera, de 59 años.

Oneida dijo que había cancelado sus vacaciones en Florida para ser parte de la movilización espontánea de venezolanos que acudieron a la embajada para alentar a los activistas a abandonar el edificio.

"Yo no iba a ser feliz en esas dos semanas de vacaciones", afirmó. "Gracias a Dios hoy se acabó, ya me quedé sin vacaciones y voy ya a trabajar directo, estas fueron mis vacaciones".

Después del fallido levantamiento de un grupo de militares contra el gobierno de Maduro el 30 de abril, un grupo de venezolanos comenzó a acampar fuera de la embajada y sitió a los activistas para impedir que entrara comida al recinto.

Los venezolanos trajeron un generador, arepas y café y un potente equipo de sonido que reproducía varias veces al día el himno de su país y música del Caribe.

El lunes por la noche, la policía inició el operativo para desalojar la embajada y pidió a los venezolanos que despejaran la acera.

Estados Unidos y Venezuela rompieron relaciones diplomáticas después de que Guaidó se proclamara presidente interino de Venezuela el 23 de enero, con el aval del Parlamento de mayoría opositora, y que Washington reconociera a su gobierno.

Los últimos diplomáticos de Maduro perdieron sus credenciales después de que la Organización de los Estados Americanos votara el 10 de abril reconocer a la delegación de Guaidó como representantes de Venezuela.

Desde que se acabó el plazo para la salida de los diplomáticos de Maduro, en la noche del 24 de abril, los activistas se prepararon para ser evacuados de forma inminente. En la noche del miércoles un equipo de la compañía eléctrica PEPCO cortó la electricidad a la embajada.

"Cada día que nos quedamos es una victoria", dijo Flowers.

an/gv