Buscar

El director Ladj Ly, de los suburbios pobres de París a la alfombra roja de Cannes

AFP
15/05/2019 - 18:23

Los disturbios de 2005 en Francia estallaron en los suburbios donde creció. Ahora, el director Ladj Ly, que empieza a ser conocido como el "Spike Lee francés" aporta su mirada sobre esta juventud encolerizada al Festival de Cannes.

"Todo lo que hay en esta película está basado en vivencias personales", explica Ly, de 39 años, refiriéndose a su primer largometraje, "Los miserables", presentado este miércoles, en liza por la Palma de Oro.

Para Ly, el suburbio a las afueras de París en el que vive es su plató: Montfermeil, cerca de Clichy-sous-Bois, mecha de la revuelta urbana que estalló en 2005 en Francia, después de que dos adolescentes murieran electrocutados huyendo de la policía.

Esta ola de violencia, con un trasfondo de pobreza y desempleo y sin parangón desde mayo de 1968 en el país, fue lo primero que este autodidacta, hijo de padres malienses, empezó a filmar.

Para este largometraje, "durante cinco años, filmé todo lo que pasaba en el barrio, sobre todo a los policías. A la que llegaban, tomaba mi cámara y los grababa, hasta el día en que filmé un verdadero enfrentamiento" a raíz de un pequeño león robado de un circo gitano, explica Ly en el dosier de prensa de la película.

"Los miserables", en alusión al libro de Victor Hugo, viene a ser un retrato de las tensiones latentes entre los policías que imponen la ley a su manera y los jóvenes que compensan su falta de perspectivas a base de rebeldía. Hasta el día en que el vaso se desborda y estalla la violencia.

"Los suburbios son polvorines: hay clanes y pese a todo tratamos de vivir juntos para que no haya desmadres. Es lo que que muestro en el filme, cómo cada uno se las arregla en su día a día para salir adelante", agrega este cineasta, quien recuerda haber sido controlado por primera vez por la policía cuando tenía 10 años.

Ly, si bien saca a relucir la cólera de los jóvenes que se sienten abandonados por la sociedad, también trata de evitar caer en el maniqueísmo y demonizar a las fuerzas del orden.

"Los policías también están en modo supervivencia, también viven la miseria", afirma.

- "Contar nuestras historias" -

Además de su plató, su barrio, de 5.400 habitantes y con un desempleo del 40%, también es sede de la escuela de cine que fundó junto al colectivo artístico Kourtrajme, formado por figuras como el grafitero de renombre internacional JR, originario del mismo suburbio.

La matrícula es gratis y para las 30 plazas disponibles en cada una de las tres especialidades -guión, dirección y posproducción- la escuela recibe más de 1.500 candidaturas, la inmensa mayoría de personas radicadas en los suburbios de las mayores ciudades de Francia.

Ly explicó que quiere demostrar que es posible "hacer películas sin contar con montañas de dinero" y compartir sus conocimientos y contactos con quienes "no tienen ninguno".

"Estas son puertas que no se abren para quienes vienen de ciertas clases sociales", dijo a la AFP --en días previos al Festival-- el director que estudió en la prestigiosa escuela de cine Femis, en París.

Pero también considera que el "cine se está empezando a abrir a la diversidad". "Porque también se trata de esto: estoy harto de que los demás cuenten nuestras historias en nuestro lugar".

Ly contó su historia este miércoles en el mayor certamen de cine del mundo, en el que competirá por la Palma de Oro, junto a pesos pesados como Quentin Tarantino, Terrence Malick, Pedro Almodóvar y Ken Loach.

sab-app/es/mb