Buscar

Bruselas exige más privacidad en Google, Yahoo y Facebook

David Fernández
5/11/2010 - 12:09
Foto: Archivo

La Comisión Europea puso ayer en el punto de mira a páginas web como Facebook, Google o Yahoo, que han protagonizado diversos encontronazos con las autoridades nacionales y europeas por la forma en que gestionan la información personal de sus usuarios.

En concreto, el Ejecutivo comunitario lanzó ayer una consulta para reforzar la legislación comunitaria sobre protección de datos, que en el segundo trimestre de 2011 se traducirá en una batería de medidas en este campo. La iniciativa persigue actualizar la legislación comunitaria, que data de 1995 y ha quedado obsoleta para hacer frente a los "nuevos desafíos tecnológicos".

Entre otras medidas, la Comisión quiere garantizar el "derecho a ser olvidado" en Internet. Es decir, que los usuarios puedan exigir que sus datos sean suprimidos cuando así lo soliciten, o una vez que ya no sean necesarios. Esta propuesta podría afectar a grupos como Facebook, acusado de mantener los perfiles privados y la información personal de sus usuarios, incluso después de que éstos se hayan dado de baja en el servicio.

Sin embargo, pese al 'ardor' de la Comisión Europea en el empeño, la iniciativa podría quedar como un brindis al sol respecto a buena parte de estas compañías, ubicadas fuera de la UE. Uno de los responsables de esta iniciativa, de hecho, admitía ayer estas dificultades: "Aun así, tenemos que hacer todo lo que está en nuestras manos", dijo.

Los objetivos

Por ello, uno de los objetivos que el Ejecutivo comunitario se ha propuesto dentro de esta iniciativa es lograr "altos níveles" de protección de datos a nivel internacional, y especialmente en países como EEUU.

En un panorama en el que crece la preocupación sobre la utilización de los datos personales por parte de las grandes compañías de Internet, Bruselas también quiere que los internautas sean informados de una forma mucho más clara sobre quién y cómo almacena su información personal.

Asimismo, la Comisión piensa reforzar los poderes de las autoridades de protección de datos nacionales, y lograr una mayor armonización de las normas a nivel europeo, lo que en su opinión redundará en una mayor claridad legal para las empresas y en menos trabas burocráticas.

Comentarios 0