Investigación Universitaria

Un brazo robótico con atención a la discapacidad y un sistema de eliminación de partículas suspendidas, proyectos ganadores de la Convocatoria 2017 del Premio Nacional de Iniciación a la Investigación Tecnológica

La Unión de Asociaciones de Ingenieros Técnicos Industriales y Graduados en Ingeniería de la rama industrial de España (UAITIE) ha entregado los Premios de la Convocatoria 2017 del Premio Nacional de Iniciación a la Investigación Tecnológica dirigido a estudiantes de la ESO y Bachillerato, con el objetivo de fomentar las vocaciones hacia la Ingeniería.

Grandes dosis de ingenio, creatividad y sobre todo mucha ilusión son los ingredientes que han llevado a los alumnos de ESO y Bachillerato a presentar sus proyectos a la Convocatoria 2017 del Premio Nacional de Iniciación a la Investigación Tecnológica, que tiene como objetivo fomentar las vocaciones y el interés de los alumnos preuniversitarios por los estudios de ingenierías de la rama industrial, mediante la práctica de actividades de iniciación a la investigación tecnológica; así como la potenciación de las asignaturas de Tecnología y la concienciación de la sociedad, en general, sobre el papel de los Ingenieros en los procesos de Investigación e Innovación de la Tecnología y la Industria. Los trabajos presentados tenían que estar orientados a la mejora de la eficiencia energética.

Un pequeño vehículo robotizado capaz de realizar pequeñas tareas cotidianas, destinado a personas con movilidad reducida, ha sido el proyecto ganador de la Convocatoria 2017 del Premio Nacional de Iniciación a la Investigación Tecnológica, en la categoría ESO, y que ha correspondido a los alumnos de Tecnología del IES Joaquín Romero Murube, de Los Palacios y Villafranca de Sevilla.

Según han explicado los alumnos, el proyecto, denominado "El brazo ayudante", está motivado por el alto consumo que requieren muchos de los recursos mecánicos, electrónicos y energéticos en la propia vivienda para poder tener una vida lo más independiente posible. Por ello, los estudiantes decidieron utilizar sus nuevos conocimientos en Robótica para intentar dar solución a este problema a través de su proyecto, y que al mismo tiempo se pudiera visualizar cualquier parte de la vivienda donde estuviera el objeto que se pretendía recoger con el brazo articulado. Todo el conjunto puede controlarse desde cualquier dispositivo Android con Bluetooth, mediante software gratuito.

El 2º proyecto clasificado en la modalidad de ESO ha sido el presentado por el Colegio La Salle de Palma de Mallorca: "Efecto Seebeck relacionado en automóviles". Se trata del diseño y construcción de un posible método de aprovechamiento de la termoelectricidad en automóviles y reducir así las emisiones de CO₂. Para comprobar su efectividad, el proyecto consta de dos células Peltier, que suministran electricidad a un motor con reductora. Según explican los alumnos, la principal conclusión de esta investigación es que la termoelectricidad puede ser capaz de reemplazar el uso de combustibles fósiles y así reducir las emisiones de CO₂.

En cuanto a la categoría de Bachillerato, el proyecto ganador ha sido para el IES Benlliure de Valencia, denominado "SEPS (Sistema de Eliminación de partículas en Suspensión)". A través de una malla ionizadora captadora de partículas, el sistema diseñado por los alumnos es capaz de ionizar las partículas y atraerlas con éxito, desempeñando la función que perseguían desde un principio, y evitar la entrada de polvo o polen al interior de un recinto, teniendo abierta la ventana. "Es un diseño factible y actualmente no está en el mercado, por lo que estamos ante un diseño innovador y capaz de adaptarse a cualquier construcción realizada. De desarrollarse se le augura una alta demanda en su comercialización porque las alergias son un problema cada vez mayor en nuestra sociedad", indican los diseñadores del proyecto.

El segundo clasificado es el proyecto "Tech tat", presentado por los alumnos del IES Ramiro de Maeztu de Madrid. Se trata de un tatuaje inteligente para ayudar al usuario con su salud y condición sanitaria. El tatuaje ha sido diseñado para recoger los datos médicos del usuario, pero al tratarse de una tecnología libre y abierta, se puede añadir todo tipo de funcionalidades, sistemas de pagos por NFC, botones táctiles, sensores de presión, temperatura, fuerza, etc. A modo de conclusión, los alumnos destacan que existe la posibilidad de crear un dispositivo que permite medir infinitos parámetros médicos gracias a la modificación de su diseño o arquitectura por el uso de tinta eléctrica, y se puede confirmar que la impresión 3D es una tecnología capaz de obtener materiales biocompatibles para ser utilizados como plantillas para diseños sobre la piel.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin